de la pasarela a tu clóset

Primer acto: Persona a la que en general no le interesa la moda. Segundo acto: esa persona ve una imagen de pasarela (piensen por ejemplo en Vivienne Westwood).


Tercer acto: es harto probable que la persona en cuestión diga algo como ¿eso quién se lo pone? o como ¿porqué están disfrazados? o algo de ese tenor.

Un desfile de moda no es sólo una propuesta comercial, también es una propuesta creativa. Un poco como una obra de teatro. No sólo está en juego la ropa, también lo están el espacio, la música, la selección de las modelos. Después del desfile, una maquinaria se pone en marcha y se hace una selección. Los editores de las revistas especializadas (que también hacen montajes) elegirán algunas prendas. Los compradores de los grandes distribuidores elegirán otras prendas. Algunas prendas no serán elegidas por nadie y no llegarán a producirse. Quizá, de tratarse de piezas icónicas, con el tiempo aparecerán en una retrospectiva en algún museo. 

Vestirse para la vida diaria tiene mucho que ver y a la vez no tiene nada que ver con lo que se ve en los desfiles de las grandes semanas de la moda. Se puede, por ejemplo, replicar con ropa accesible la idea general de un pase de alta costura de Dior (como en este post). Siempre he pensado que no tiene ninguna gracia entrar a una tienda y comprar todo el atuendo que lleva un maniquí, de la misma manera que no tiene ninguna gracia llevar un estilismo de pasarela desde los zapatos hasta el tocado, por eso no me parecen interesantes los estilismos de Anna Dello Russo.

 Alexander McQueen

Digamos que tanto peca el que va arreglado de más como el que va pobremente vestido en relación a la ocasión (overdressed // underdressed). Tú no irías con vestido de noche a tu clase de las 11 de la mañana ni te pondrías la churumbela de la abuela junto con el resto de su alhajero para ir al súper ¿o si? No llevarías un pase completo de Elie Saab a la oficina.

Sin embargo, como bien explicado queda en aquella famosa tirada de Miranda Priestley en Devil Wears Prada, todo lo que llevas puesto tiene que ver con un momento de la moda actual. Ahora bien, puedes llevarlo gracias a una decisión consciente o porque eso es lo que había en la tienda.

Este post trata sobre tomar decisiones conscientes respecto a la moda y a lo que te pones. De lo que se trata es de hacer una "traducción" del idioma runway al idioma DF en transporte público. No es tan complicado. Pongamos que a todas nos gusta Isabel Marant.


Parte de las claves distintivas de Marant son las siluetas: pantalones pitillos a la cadera y a los tobillos y tops sueltos. Es común que complete los estilismos con salones cerrados y puntiagudos normalmente con kitten heel. Eso es totalmente replicable, en una versión más terrenal.


Otra frase runway-vida diaria: el color del año, que según pantone es el verde esmeralda. Así es en pasarela.

Emilio Pucci, Stella McCartney, Oscar de la Renta, Missoni

Así puede ser un día para cualquiera de nosotras.

Quizá no puedas permitirte un Lanvin o un Miu Miu. Pero nadie puede prohibirte los drapeados del primero o el aire de colegiala del segundo.


Al centro: Lanvin

Izquierda y centro: Miu Miu.

No se trata de clonar los diseños de pasarela copiándolos en materiales más baratos. Se trata, más bien, de encontrar ese común denominador que hace que las dos propuestas dialoguen entre si.

Derecha: Celine

Todas las imágenes de las prendas asequibles son de Liverpool, quien precisamente realiza esta traducción entre las semanas de la moda y lo que podrás comprar esta temporada. Esa traducción se llama Fashion Fest y te conté un poco sobre ello en este post.

Todavía hay chance de ganar un pase y verlo suceder en vivo, sólo tienes que dar like a la Fan Page de Liverpool en facebook y seguir las instrucciones. 

¿Tú cómo llevas la pasarela a tu clóset?


1 comentario

  1. Adoré tu post! (: Me encanta la recapitulación-traducción de la moda pasarela a vida diaria, disfruto muchísimo leerte. Abrazo y beso.

    ResponderEliminar

Back to Top