8.14.2017

Pass It On!!!!!

Mucha gente ha caminado por todo el mundo, pero ¿qué pasaría con un iPhone que recorriera el mundo de mano en mano? ¿Te lo imaginas? ¿Te atreverías a pasarle tu teléfono a otra persona, dejándole que tomara las fotos que quisiera? A mi sí me parecería padre prestar mi teléfono y recibirlo después de que haya dado la vuelta al mundo y revisar todas las fotos y videos, las geolocalizaciones, todo...


A veces solo se lo presto a Héctor y cuando me lo regresa me pregunto por qué si estábamos en el mismo lugar al mismo tiempo, sus fotos siempre son infinitamente mejores. Pero bueno, eso es otro asunto. Lo que les quería contar era la gira Pass It On en la cual Otterbox está enviando un iPhone a recorrer siete ciudades diferentes de la mano del mismo número de embajadores.


Lo que más me gusta de la idea, es que cada embajador se dedica a algo súper diferente a los otros. Por ejemplo quien inició la gira fue Nate Jestes, un nativo de Fort Collins, Colorado que con su teléfono viajo por carretera hasta Dakota del Norte para participar el el Rodeo. Suena rudo, ¿no? Claro que Nate contó con un protector de las Defender Series de Otterbox, tan rudo como el mismo rodeo. 


Por otro lado, en la Ciudad de México la embajadora es la actriz Aly Villegas quien eligió un case perteneciente a las Symmetry Series mucho menos rudo pero a la vez más estilizado.


Y así, este afortunado iPhone va pasando de mano en mano y capturando la esencia de cada una de las ciudades en la que es recibido: Nueva York, París, Reykjavík, París, Hong Kong y finalmente San Francisco que será la última parada. Mientras tanto, nosotros podemos seguir sus jornadas por el mundo de la moda, la música, el arte, la gastronomía y todo lo que el mundo tiene por ofrecer. 


Si quieres soñar con lo que vería tu teléfono si lo mandaras por el mundo, entra a www.otterbox.com/pass-it-on y únete al viaje. 





5.03.2017

Gala del MET 2017: ¿Qué significa "avant-garde"?

"La gente solo quiere ropa barata y se contenta con verse igual que todos los demás". - Rei Kawakubo

Ayer, durante la gala del MET, una de las quejas más repetidas en twitter era "¿por qué los invitados no respetan el tema de la gala?". Y me parece que hay una confusión: la exposición tiene un tema, la gala tiene un código de vestuario. Normalmente están relacionados el uno con el otro, pero hay que tener eso en mente para (medio) entender por qué los invitados se ponen lo que se ponen. 

 Ilustraciones: Chic Sketch
 
Este año, el título de la expo es Rei Kawakubo/Comme des Garçons: Art of the In-Between y está dedicada a examinar el trabajo de la japonesa Rei Kawakubo, "conocida por sus diseños avant-garde y su habilidad de desafiar la nociones convencionales de belleza y buen gusto". (Lo anterior, según se lee en la página del MET). 

Toda la exposición está organizada para mostrar los experimentos "interterritoriales" que ha hecho la diseñadora desde principios de los años 80 hasta la fecha: ausencia/presencia, diseño/no-Diseño, moda/antimoda, antes/ahora, ropa/no-ropa. Estas y otras dualidades están separadas por "paredes imaginarias" que han sido derribadas por Kawakubo, quien siempre se ha interesado por exponer la arbitrariedad de las mismas. 

 Rei Kawakubo, rumbo a la alfombra roja de la gala de este año

Si las listas de "mejor y peor vestidas" cada vez tienen menos sentido, no tiene ningún caso ni siquiera intentarlas cuando estamos hablando del trabajo de alguien como Kawakubo. ¿Quién está "bien" vestida? ¿La que tiene "buen gusto"? ¡¿Pero qué demonios es el "buen gusto"!?

Eso no quiere decir que, individualmente, no podamos decir "me gusta, no me gusta", pero de ahí a decir "esto está bien" o "esto está mal" hay un abismo de distancia y más cuando el pretexto para hacerlo es alguien que con su trabajo solo ha afirmado que "bien versus mal" en la moda es una dualidad arbitraria y "derribable". 

Bueno. Entonces no podemos decir quién iba bien vestida y quién no. ¿Estamos?

¿Qué hacemos? ¿Nos ponemos a examinar quién se ciñó al tema y quién no? Jajajaja. ¡No, tampoco! Ceñirse al tema no significa ir vestido del diseñador homenajeado y eso me quedó muy claro cuando la gala estuvo dedicada a McQueen. Quién se pone cuál vestido depende de muchos tratos comerciales dentro de la industria de la moda pero esperen, más adelante voy a volver a esto... Supongo que sería aburridísima una gala donde todos fueran vestidos por el mismo diseñador -en el caso de las exposiciones dedicadas a un solo creador-. 

 Nicky Minaj con una creación exclusiva de H&M (patrocinadores de la gala).

(Aquí un paréntesis divertido. En el caso de las galas con temas más amplios como "la identidad americana" o "el punk", claramente cada quién entiende el tema como puede o quiere, por ejemplo para Karlie Kloss punk significa "cabello oscuro", porque las rubias no pueden ser punks). 

Decíamos que una cosa es el tema y otra el código de vestimenta. Tradicionalmente, códigos de vestimenta existen 4 y son muy simples y prácticos (lee un post sobre eso, aquí). Además de los códigos de vestimenta tradicionales, en muchos eventos se usan códigos temáticos -y es eso a lo que llaman "el tema" en el caso de la gala del MET-.

 Tracee Ellis Ross, Sofía Sánchez y Stella Tennant, las tres en Comme Des Garçons
 
Para la gala de este año, el dress code era * wait for it* avant-garde que, como todos sabemos, significa "de vanguardia". Y, ay dios mío, aquí empiezan todas las complicaciones. 

Existe toda una corriente de pensamiento que dice que la historia no es lineal y por lo tanto "la vanguardia" no puede existir. Para ponerlo sencillamente: si todos fuéramos hacia el mismo lado, entonces algunos podrian ir hasta adelante (la vanguardia), pero como la historia no es una "gran marcha hacia adelante", entonces ¿quién va adelante? ¡Nadie! Supongo que si yo fuera una invitada a la gala del MET seguiría esta lógica y me pondría lo que se me diera la gana. 

Por otro lado, el término "vanguardia" suena irresistiblemente vintage: el "futurismo" como movimiento se inventó en 1909...

 Michelle Monaghan en Paco Rabanne otoño 2017 y collar Cartier

Quizá esa fue la lógica (la del futurismo vintage) que siguió Michelle Monaghan y por eso eligió un vestido de Paco Rabanne inspirado en aquella famosa colección de 1967.

¿Qué es avant-garde, hoy? Discutir eso me parece mucho más interesante que discutir quién iba bien vestida y quién no. ¿Es avant-garde usar telas orgánicas como lo hizo H&M para algunos de los diseños que confeccionó ex-profeso para lucirse en esta gala? ¿Es avant-garde la ropa sin género específico como el atuendo que eligio Rei Kawakubo para sí misma? ¿Es avant-garde ir medio desnuda como hicieron Kendall Jenner y Bella Hadid? ¿Es avant-garde llevar un vestido vintage como hizo Lily-Rose Depp? ¿Es avant-garde vestirte para esto como lo haces todos los días, especialmente cuando eres Rick Owens o Michèle Lamy? ¿Es avant-garde lo que está haciendo Alessandro Michele en Gucci?

Rick Owens y Michèle Lamy // Dakota Johnson y Alessandro Michele

¿Qué harías tú si te invitaran a una gala donde el dress code es "de vanguardia"?

Finalmente queda la cuestión de por qué no vimos más invitados vestidos de Comme Des Garçons. Las pocas que lo hicieron, además de la súper obvia Rihanna, fueron Stella Tennant, Anna Cleveland, Tracee Ellis, Helen Lasichanh, Sofía Sánchez (una de mis favoritas personales), Caroline Kennedy y Pharrell Williams. Un detalle importante en todo esto es que Comme Des Garçons es una marca que no paga a celebridades por llevar sus diseños y la alfombra roja del MET es también, como tantas cosas en la industria de la moda, un acontecimiento comercial. Pasemos a eso ahora sí. 

 Bella Hadid en Alexander Wang y joyería Bvlgari

Primero está el asunto de que seas invitada de una marca patrocinadora. La marca paga tu entrada de 30,000 dólares y si se trata de una marca de moda, lo normal es ir vestida de la misma (es el caso de Valentino o H&M). O puedes ser invitada de un diseñador y lo mismo (es el caso de Gigi Hadid vestida de Tommy Hilfiger o Selena Gómez de Coach). Estas marcas no gastan un dineral en invitarte para que le hagas publicidad a otra marca. Y no se trata solo de los gastos específicos para la gala del MET, en muchos casos estamos hablando de relaciones de largo plazo como la que tienen Tommy Hilfiger y Gigi Hadid. 

Coach, por ejemplo, ha conseguido una impresionante cantidad de publicidad y seguramente nuevos fans gracias a que Selena Gómez usó un vestido de la firma y se dió de besos con The Weekend. No nuevos fans como yo, claro, pero sí los que harán que la marca siga remontando y volviendo a colocarse como una marca de lujo (en vez de una de descuentos, como había sucedido hasta hace unos años). Las consumidoras jóvenes a las que apela Selena Gómez (y Coach en este caso) claramente se sienten atraídas hacia la propuesta de la marca, materializada en ese vestido inspirado en la lencería de los años 30. Así, el paso de Selena Gómez por la gala del MET es más un comercial gigante para Coach en el que Comme Des Garçons no tiene ninguna cabida. 


¿Lo anterior está bien o está mal? Depende para quién. Y aquí podemos, como siempre, recordar la sabiduría de Nigel: este negocio millonario no tiene nada que ver con la belleza interior. 

Hay diseñadores que venden. Otros desplazan nuestras ideas acerca de qué vestimos y cómo vestimos aunque el gran público no lo sepa (piensa en todos los clones de Vetements que hay en Bershka, desde pantalones con los bajos deshilachados hasta las sudaderas con mangotas). Algunos hacen las dos cosas (vender y cambiar nuestras ideas sobre el vestir). Y todos ellos se mezclan alegremente en la alfombra roja más interesante de todas: la del primer lunes de mayo. 



5.01.2017

ilustradoras divertidas y dónde encontrarlas

La fiebre por la ilustración se veía venir. Lo que yo no anticipé fue el estilo súper juvenil y totalmente juguetón de los ilustradores del momento. Si antes las revistas más glamourosas tenían portadas ilustradas y en la publicidad vivían bellas y elegantes mujeres, ahora el universo de la ilustración está poblado de seres juguetones animados de un juvenil sentido del humor.


No sé si la tendencia se originó en internet pero la confirmación definitiva llegó cuando las marcas de moda asequible se unieron a la moda. Ahora es común encontrar ropa, accesorios, cosméticos y todo tipo de artículos para cualquier uso cubiertos con las ilustraciones de tu autor (o en este caso, autora) favorito.

Gemma Corell, Tuesday Bassen, Ivonna Buenrostro, Maria Ines Gul y muchas otras talentosas ilustradoras han sido parte de todo esto. Todas ellas tienen buena parte de su trabajo publicado en internet, por lo que no es difícil conocerlas, pero para buena fortuna de los amantes de objetos tangibles también puedes conseguir libros, impresiones, articulos de decoración, pines y en muchos casos, ropa.


Aquí es donde hay que tener cuidado porque con el éxito de estas ilustradoras ha venido un efecto colateral nada deseable: el robo de su trabajo. A veces grandes marcas de moda consideran que las propuestas de las jóvenes ilustradoras son "demasiado comunes" o algo así y estas marcas simplemente toman sus ideas, las modifican un poco, las estampan sobre una playera o una pijama y las ponen en sus tiendas.

Y es que es claro que al gran público le gusta la ilustración pero a veces uno no sabe el verdadero origen de ese pug de caricatura tan mono y terminas comprando una copia del trabajo de alguien en vez de un trabajo original que suele ser asequible y no tan difícil de conseguir -porque seguramente estará a la venta en línea-.


En ese sentido, lo verdaderamente padres es cuando una marca de renombre mundial como Vans hace trato con alguna ilustradora y el resultado final es una colección que puedes encontrar en tu centro comercial más cercano a un precio que puedes afrontar sin problemas. Ese es justo el caso de la colección de Vans x Kendra Dandy.


Kendra Dandy es una ilustradora y diseñadora textil radicada en Filadelfia cuyo trabajo es (en sus propias palabras) una mezcla de cuento de hadas oscuro y glamuroso con una loca e interminable fiesta de tea, un picnic primaveral y muchísimo cabello.  Probablemente a ti te gusten las mismas cosas que a Kendra: la danza, los corgis, la pizza y los lápices de labios, la ilustración y las fotos vintage.



En ocasiones anteriores Kendra ya ha colaborado con otras marcas de moda -y de belleza también- pero que no están a la venta en México. Para la colección de Vans, la propuesta está llena de patrones (claramente esta ilustradora es muy fan de los patrones) y de dibujos que podrían ser un emoji pero son demasiado coquetos para eso... ¿a alguien se le antoja un huevo con el lado sassy para arriba?


Todas las imágenes de este post son ilustraciones de Kendra Dandy y/o de la colección Vans x Kendra Dandy que ya encuentras en tiendas.
Por acá les dejo los links de las ilustradoras que mencioné y algunas otras que quizá te gusten. ¿Añadirías alguna? ¡Deja un comentario!

Gemma Correll - Website + Blog + Instagram

Tuesday Bassen - Website + Instagram

Ivonna Buenrostro - Tumblr + Etsy
Maria Ines Gul -  Website + Instagram

CouCou Suzette - Etsy - + Instagram
Elise Gravel - Blog + Instagram
Bannana  Bones - Etsy + Instagram
Y por supuesto, Kendra Dandy - Tumblr + Instagram


4.18.2017

los secretos del iluminador

¿Para qué sirve -ya, en serio- el iluminador? ¿Dónde se coloca exactamente? ¿Cómo se coloca? ¿Qué es el contouring y el strobing y qué tienen que ver con el iluminador? ¿Sirve para dar un efecto natural o dramático?

Bueno, pues todas esas preguntas y algunas más las respondimos en un post especial para Ser y Hacer en el que Sofi Lascurain de My Philosophie sirvió como nuestra modelo. Algo así como Sofi Explains it All sobre el iluminador. Entra aquí y lee el manual que preparamos.

En la foto: Sofi usa el tono Summer del Glow Kit - Sun Dipped de Anastasia. Exclusivo de Sephora. 

Lo que no vas a encontrar en aquel post, y por eso lo publico acá, son las marcas de iluminadores que probamos. Los productos específicos están en la siguiente foto y son: Shimmer Brick Compact Rose de Bobbi Brown, High Beam Liquid Highlighter de Benefit, Pure Color All Over Illuminator Bronze Goddess de Estée Lauder, Point D’Encrage Highlighter Memoire de Forme de Givenchy, Orgasm Iluminator de Nars, y el Glow Kit Sun Dipped de Anastasia. A continuación les comparto mis impresiones sobre cada uno de ellos. 


1. Shimmer Brick Compact Rose de Bobbi Brown. Es uno de los best sellers de la marca y existe desde mucho antes de que empezara el furor por el iluminador. A mi me gusta para usarlo en hombros y escote porque en realidad es muy sutil y me parece que en el rostro no se termina de apreciar. Eso sí, es perfecto para llevar en el cuerpo sin que se vea exagerado. Lo mejor es colocarlo con una brocha grande como la Bronze Blush también de Bobbi Brown. En México encuentras la marca en Sephora.

2. High Beam Liquid Highlighter de Benefit. No soy especialmente fan de Benefit. Digo, me súper encantan sus empaques como a todo el mundo pero siento que sus pigmentos me quedan a deber. En el caso de este iluminador, fue el que dió el efecto más sutil de todos, así que seguramente te gustará si te gusta el maquillaje muy natural y posiblemente también te funcione si eres de piel muy blanca. Lo mejor es colocarlo con los dedos. También lo encuentras en Sephora.

3.  Pure Color All Over Illuminator Bronze Goddess de Estée Lauder. Este iluminador en barra es uno de mis favoritos. Tiene buena pigmentación y brillo y por su presentación es muy fácil trabajarlo con los dedos. No les voy a decir mucho porque me parece que en México no se quedó en el catálogo así que ya no lo consigues, pero puedes visitar los mostradores de Estée Lauder en Palacio de Hierro y seguramente las vendedoras te sugerirán alguna alternativa. 

4. Point D’Encrage Highlighter Memoire de Forme de Givenchy. Los cosméticos de Givenchy son una delicia: no solo son bonitos, también tienen excelente calidad. Este iluminador es un gel que aporta a tu piel un resplandor saludable. También es una edición especial para la primavera de este año y me parece que ya se agotó, pero igual todavía puedes preguntar por él en Palacio de Hierro. 

5. Orgasm Iluminator de Nars. Este lo tengo desde hace años y lo voy reponiendo cuando se termina. Aunque luce muy bien en el rostro (se aplica con los dedos) a mi me gusta más mezclarlo con mi crema humectante y ponérmelo en las piernas, hombro y escote. De hecho esta foto también para Ser y Hacer esta truqueada: traigo iluminador en las piernas, no crean que mi piel se ve así de resplandeciente al natural. Lo consigues en Sephora.

6. Glow Kit Sun Dipped de Anastasia. De todos los iluminadores que probamos en Sofi, este fue mi favorito. Se trata de una paleta con 4 tonos metálicos de iluminador en polvo que dan un efecto súper luminoso y se pueden usar juntos o separados. Los cuatro tonos son bastante universales, dos son oscuros y dos son claros por lo que solo necesitas esta paleta para conseguir todos los efectos de contouring (definir y delinear) y de strobing (iluminar). Además puedes utilizarlos como sombras de ojos, rubor (dependiendo de tu tono de piel) o polvo bronceador así que su versatilidad justifica el precio, que tampoco es tan elevado. Está a la venta exclusivamente en Sephora. 

¿Tú tienes algún iluminador favorito? ¡Cuéntame en los comentarios!




4.14.2017

cómo empezar a comprar accesorios de lujo

Chanel, Dior, Gucci, Givenchy... Esas marcas que te encantan pero que no te puedes permitir. Quizá tengas un labial, un perfume o unos lentes pero, ¿una bolsa? De ninguna manera es posible.

O tal vez sí. 

Hace unos días encontré este post: How I started buying key pieces, en el que una blogger cuenta cómo cambió un clóset lleno a reventar de prendas de ASOS por uno mucho más curado con algunas piezas de marcas de lujo. En el link lo puedes leer completo pero si no lees inglés hice un pequeño resumen. 


Creo que antes hay que aclarar que este post tampoco es para todos. La autora es alguien que de por sí gasta ya una cantidad mensual considerable en ropa y accesorios, así que tampoco es tan sencillo como "deja de comprar 12 pares de Zapatos de Zara" (aunque un poco sí. Mira aquí lo que tienes que sacrificar para comprar la playera "We should all be feminists" de Dior). Por otro lado, aunque quizá no te identifiques por completo con lo que vas a leer, hay algo que todas podemos hacer por nuestros guardarropas: comprar menos, pero mejor.

Ahora sí, el resumen del post de Kate La Vie.

En algún momento del año pasado estaba alístandome para llevar a la tienda de segunda mano otra bolsa llena con un montón de vestidos florales -que me puse una sola vez- y me di cuenta de que lo estaba haciendo todo mal. Supe que quería ser una de esas personas que poseen menos cosas. Quería que cada objeto que poseo me hiciera feliz, así que decidí hacer algunos cambios. Esta es la historia de cómo empecé a comprar piezas clave que me encantan a la vez que reduje mis compras en ASOS.

Aunque sigo comprando el 90% de mi ropa y accesorios en las tiendas asequibles, ya no desperdicio como antes. Esto significa que ya no hago compras de pánico, no compro piezas rarísimas que luego no me pongo y ya no compro vestidos que me pondré una sola vez en alguna ocasión especial. Ahora trato de comprar piezas que de verdad me gusten y puedo decir honestamente que amo todo lo que tengo en el guardarropa. Antes compraba una selección totalmente aleatoria de ropa 'trendy' de cualquier marca. Lo hacía sin orden ni concierto y mucha de esa ropa terminaba donándola. Ahora prefiero una blusa que pueda usar durante varias temporadas aunque sea costosa, en vez de un montón de cosas más baratas que no van a durarme nada.

Ahora que compro piezas más costosas, no quiero desperdiciar mi dinero algo si no lo no voy a usar muchísimo. Los bolsos son un buen ejemplo: ¿me durará para siempre o me aburrirá a las pocas semanas? Primero renuncié a comprar el Faye de Chloé, pero después de anhelarlo durante un año completo, supe que tenía que ser mío. También trato de considerar el "costo por uso" de las cosas que compro: el otro día regalé un bolso de Topshop de 40 libras (930 pesos aprox) que usé una sola vez, esto quiere decir que el "costo por uso" fue de 40 libras. Por otro lado, compré la Soho Disco de Gucci por 450 libras (10,400 pesos) y la he usado como 3 veces por semana desde que la compré en enero, así que el "costo por uso" anda en 9 libras (200 pesos) y pienso seguirla usando muchas veces más. Antes compraba bolsas asequibles varias veces al mes, pero ahora que tengo algunas de diseñador, ya no lo hago más.

***

OK. Como les decía, no todas compramos varias bolsas de 900 pesos en un mismo mes, pero qué tal en un año. Creo que esa fue la parte que más me gustó del post: una vez que tienes un bolso de lujo, ya no quieres seguir acumulando montones de bolsas fast fashion. Yo me compré uno de Proenza Schouler hace unos meses (rebajadísimo en Palacio de Hierro) y lo uso con todo, siempre, y no pienso volverme a comprar otra bolsa posiblemente en todo 2017. Lo mismo con mis ballerinas de Miu Miu. Ahora, mis planes de compra de ropa y accesorios abarcan todo el año, solo así me parece posible tener un día un brazalete de Hermès y unos aretes de Tiffany. Por otro lado, más allá de que quieras comprar marcas de lujo o no, lo que sí no está nada bien es comprar cosas para usarlas una o dos veces y deshacerte de ellas. No encuentro ninguna justificación para hacer eso.

¿No te gustaría cambiar un guardarropa repleto de cosas equis por uno con pura ropa y accesorios que ames?



Tones Template | Designed by Pink + Lola