Athleisure: más que una tendencia

Vestir ropa para hacer ejercicio sin estar dentro de un gimnasio es algo que no solía estar bien visto. En aquellos tiempos en los que las revistas se permitían publicar Do's y Dont's de la moda (ya sé que algunas lo siguen haciendo, ewww), una chica con pants en el aeropuerto representaba un gran Don't. Pero eso se acabó.

 Total Look: The Mashup, exclusiva de Palacio de Hierro. 

En este momento de la moda en el que las tendencias se difuminan y la expresión personal parece ser el parámetro más importante, no solamente "se vale" sacar prendas de contexto para jugar con tu look, hacerlo es una muestra de creatividad. Las prendas de noche se llevan durante el día, los armarios femeninos y masculinos ya no tienen que ser algo separado, la ropa del gimnasio sale orgullosa a la calle. 

Lo que apareció hace unos años como tendencia y rápidamente se volvió una moda, el llamado Athleisure, ahora es una expresión bien instalada que vemos no solo en blogs de streetstyle y fotos de celebridades, sino también en la calle, en el aeropuerto, en todas partes. Ah, y en el gimnasio también.

Top: The Mashup. Falda: FENTY PUMA por Rihanna. Sneakers: Vans.

Desde mi punto de vista, hay dos tipos de athleisure: las prendas que en efecto se pueden usar cuando vas a gimnasios como Smart Fit a hacer cardio o levantar pesas, esas prendas con las que lucirás tu estilo incluso si estás cubierta en sudor o haciendo caras raras (todo el mundo hace caras raras al levantar peso, ¿o no?) y las otras, las que solo tienen un feeling deportivo pero que no usarías para subirte a la caminadora. 

 Top: FENTY PUMA por Rihanna. Falda: Catamaran. Sneakers: New Balance.

OK. Cuando digo que ahora la ropa del gym puede ir a todas partes, no quiere decir que pueda hacerlo en cualquier momento. Los leggings o ese top increíble de The Mashup que usaste para hacer tu rutina de la mañana, déjalos en la bolsa del gimnasio (uno pensaría que es cuestión de sentido común). Eso sí, combina tu ropa "de ejercicio" con prendas de inspiración deportiva para salir con tus amigas a desayunar, ir de compras o al cine o sí, precisamente para ir al aeropuerto, especialmente si vas a tener un viaje largo. 

 Top: Wild & Alive. Leggings: Old Navy Active. Sneakers: FENTY PUMA por Rihanna.

A veces me pasa que por algo termino vestida con un outfit que me encanta y eso me hace preguntarme ¿a dónde me gustaría ir vestida así? Igual te va a pasar con cualquiera de los conjuntos de este post. ¿A dónde iría vestida así? Yo, a dónde sea.

La receta de helado más sencilla de la historia

Esto es literalmente lo que anuncia el título: una receta de helado con solo dos ingredientes. DOS. En menos de diez minutos puedes estar comiendo helado del sabor que quieras (cualquier fruta de temporada funciona). Mi hija es -previsiblemente- muy fan del helado así que le doy de este, que solo lleva yogurt griego y fruta, y todos felices. 

cosas inútiles que compramos las mamás primerizas

Creo que no hay ente más propenso a comprar cosas inútiles -creyendo que son útiles- que una mamá o un papá primerizo. En su momento leí con atención esas listas de "qué llevar al hospital para el parto" y hasta hice una maleta absurda de la cual no usé casi nada. 

Los niños necesitan mucho menos de lo que creemos pero para cuando nos damos cuenta ya hemos comprado cualquier cantidad de chácharas caras e inútiles. Si tuviera que dar un consejo, diría que no compres por adelantado. Excepto pañales, tres (literalmente tres) mudas de ropa para recién nacido y para las siguientes dos tallas y un par de cobijitas, todo lo demás se puede ir comprando conforme se necesite.


La famosa pañalera, por ejemplo: existen tantas bromas sobre la pañalera gigante y sobre el tiempo que toma alistar todas las cosas de un niño para salir a la calle... WTF. Para mi fue sencillo eliminar todos los objetos que no necesito llevar a todas partes. Empezando por la pañalera. 

Siempre he sido de usar mochila y no veo porque tendría que cambiar eso ahora. Les cabe todo, pero yo no necesito llevar todo. Para una salida normal -al parque, al súper, a pasear un rato- llevo 3 pañales, toallitas húmedas, agua para limpiar manos, un cambio de ropa y un mini botiquín con alcohol, algodón, curitas, gasas y cinta adhesiva (por cierto, no lo he usado ni una vez).

Ahora mi hija ya está en la edad de dejar el pañal y no saben el gusto que me da. Siento la ligereza en el alma (y en mis mochilas).

Mochila: Andrea

cómo empezar a comprar accesorios de lujo

Chanel, Dior, Gucci, Givenchy... Esas marcas que te encantan pero que no te puedes permitir. Quizá tengas un labial, un perfume o unos lentes pero, ¿una bolsa? De ninguna manera es posible.

O tal vez sí. 

Hace unos días encontré este post: How I started buying key pieces, en el que una blogger cuenta cómo cambió un clóset lleno a reventar de prendas de ASOS por uno mucho más curado con algunas piezas de marcas de lujo. En el link lo puedes leer completo pero si no lees inglés hice un pequeño resumen. 


Creo que antes hay que aclarar que este post tampoco es para todos. La autora es alguien que de por sí gasta ya una cantidad mensual considerable en ropa y accesorios, así que tampoco es tan sencillo como "deja de comprar 12 pares de Zapatos de Zara" (aunque un poco sí. Mira aquí lo que tienes que sacrificar para comprar la playera "We should all be feminists" de Dior). Por otro lado, aunque quizá no te identifiques por completo con lo que vas a leer, hay algo que todas podemos hacer por nuestros guardarropas: comprar menos, pero mejor.


La sopa minestrone es amor

En general todas las sopas calientes caen en la categoría de "comidas reconfortantes" y por ello todas son amor, pero yo personalmente prefiero las que tienen muchos ingredientes. Me gusta la sensación de sacar la cuchara llena y llevarme a la boca un montón de sabores diferentes pero también  me gusta saber que cuando cocinas variado estás aprovechando mejor las propiedades de los alimentos. 

Ir arriba