nueva fragancia: L'Eau de Issey pour Homme

Un día fui al cine a una función de cine especial porque estaba llena de bloggers. Es bonito llegar a un lugar en el que está la gente que lees a diario -en su blog o en twitter- y para variar saludarlos cara a cara. El momeno de saludarlos fue especialmente lindo porque, por alguna razón, todos llevaban encima un buen perfume en buena cantidad. Me explico, la cantidad es buena cuando el olor no te apabulla ni se te queda pegado encima cuando besas a la gente. Ese día (el de la función de cine) por alguna razón todos traían un perfume diferente pero todos olían delicioso y recibir todos esos besos en la mejilla se volvió muy sabroso porque también permitía recibir un olor rico, sutil, elegido por cada quien. Me gusta adivinar los perfumes que traen mis amigos y estoy segura de que si uno de ellos me da un beso oliendo a L'Eau de Issey pour Homme Sport, lo voy a adivinar.


La versión original de L'Eau de Issey pour Homme fue lanzada en 1994 y desde entonces ha sido un éxito de ventas, lo cual no resulta de extrañar. Los aromas de Issey Miyake son delicados y elegantes y este no es la excepción. Sus notas de bergamota, pomelo, nuez moscada, raíces de vetiver y cedro le confieren un caracter fresco y amaderado perfecto para el día a día.

L'Eau de Issey pour Homme Sport está inspirado en el deporte, de ahí el diseño de su botella y del empaque. Como suele suceder en el mundo de la perfumería, la inspiración resulta bastante poética. Esta loción en particular toma la respiración como inspiración... como la inspiración del alpinista cuando llega a la cumbre. El deporte es interpretado más que como competencia, como una relación esencial y pura con los elementos, es la relación del hombre con la naturaleza. Su creador, el famoso nariz Jacques Cavallier lo tiene claro: un aroma del cual el aire es su elemento y el agua su principio.

No hay comentarios

Back to Top