el segundo advenimiento de los noventas

En mi cabeza, en los noventas sólo había de dos: grunge y minimalismo. Tendrán que perdonarme, la moda me interesa formalmente desde hace muy poco... si existieron otras tendencias en ese entonces, no me enteré. Me pondría a investigar pero entonces no lograría escribir este post en un buen rato, así que conformémonos con esta afirmación y mi mala memoria.

Luego entonces. En los años anteriores a este fueron los ochentas quienes campeaban en el panorama y Dios se hacía llamar Balmain. Bien dice MrQ: si hoy día vas ochentosa por la vida ya será por decisión propia y no por imposiciones del ser caprichoso al que llamamos "moda", lo cual me parece muy sensato. Que cada quien se vista como le de su real gana.

Mas volvamos a los 90's, cuando la reina indiscutible del grunge era la ahora viuda del grunge: Courtney Love. Sin googlear nada, de memoria, Courtney es maquillaje pesado de ojos, tiaras de cristales y camisones de seda combinados con otras prendas. Es en este punto donde convergen las dos grandes tendencias noventeras, ahora muy revividas y quien lo dude, nomás eche un ojo a algunos desfiles de la segunda jornada de la presente Semana de la Moda en París. Me explico.

Por un lado, minimalismo revisitado en Dries Van Noten:


Con esas líneas alargadísimas e infinitas y ausencia de color. Aunque... atención a las estolas esas si de colores, uno de los accesorios más prometedores de la última colección de Prada.


Luego, la misma colección se mueve hacia los vestidos (outwear) con aspecto de lencería (underwear). Personalmente esos vestidos me emocionan mucho.



Es lo más mesurado que le hemos visto a Dries Van Noten en un rato. Y permítanme entonces introducir una transición -artificial, claro, aunque no forzada- hacia los vestidos-camisones de Rochas:


Todavía en el terreno de lo minimal, eso es claro, pero ya el estilismo nos hace otros guiños: esas medias negras y los zapatos arrabaleros...


¡Ajá! ¿Ya lo vieron? En pasarela es una doncella en camisón, pero si eso cae en manos de las Taylor Momsen del mundo, es material 'grunchero' del mejor.

Probablemente piensen que estoy exagerando pero insistiré con un par de detalles.


Esos zapatos, que son totalmente Bidget Fonda en Singles (Vida de Solteros).

Y este vestido, que es muy similar en silueta y materiales a uno de mis vestidos favoritos de mi época de preparatoria.

¿Lady-like? Quizá... O quizá parte de un estilismo heroin-chic que haga ver escuálida a una mujer de por si delgada.



En fin, el minimalismo ya está aquí, ya está en Zara, medio mundo se quiere subir al carro, Anne Valérie Hash (quien también se presentó ayer) igual, pero no se descuiden mucho, porque todas amamos el look de rockstar y deshacernos de lo que Decarnin nos dejó no va a ser tan simple como poner medio guardarropa en bolsas de basura y echarlo a un contenedor. La tendencia lencera nos va a hacer revivir alegremente a Carrie Bradshaw en camisón pero con abrigo de pieles.

O en todo caso, esas son mis predicciones. Nos leemos mañana.




9 comentarios

  1. Déjame estar totalmente de acuerdo contigo. Comentario mamón a continuación:

    Le contaba a mi hermana que luego de ir a los States me di cuenta que lo que rifaba mucho mucho muy cabrón era el noventero. Los noventa son los nuevos ochenta. De dos años para acá, lo ochentero fue lo más: desde el estampado de flores hasta las hombreras. Pero eso ya pasó, porque lo de hoy es mega-noventero.

    2. AMO AMO AMO a Courtney Love. Me acompañó en la prepa y siempre la preferiré por encima de Kurt. Lo siento, puristas. Precisamente, uno de sus looks preferidos por mí es uno donde sale con un suetercito que tiene un muñeco descabezado pegado, color melón el sueter, vestido-camisón transparentoso, medias desgarradas y los labios morados-azules-negros saliéndosele de los bordes. La piel muy blanca y el cabello igual, despeinado.

    3. SIEMPRE he amado los noventa, me encanta como época, como moda, como statement si quieres. De Singles a Reality Bites, nomás hay que checar qué bonita época, caray.

    4. Cuando más me di cuenta de este pedo noventero revivido fue cuando entré a un Urban Outfitters en Chicago, weeee, y una de las vendedoras traía un vestidito guinda vaporoso con florecitas, tatuajes en las piernas y unas plataformas negras abiertas. Flequillo y maquillaje tenue.

    5. Las thrift stores son lo más, y claaaaro que es bien hipster ir, pero en lo personal siempre he sido muy chacharera y me emociona más ir a las "pacas" que a un inche Bershka, donde sabes que todas traerán lo mismo que tú. Así que la modita mucho allá es ir a las thrift stores y conseguir lo más noventero posible. De blusas floreadas al ombligo a faldas en corte A. En una de esas me compré unos suecos y es que QUÉ HAY MÁS NOVENTERO que unos pinches suecos, caray.

    6. No sé si me encante que vuelva esta moda, por otro lado. Y es que, en cuanto se vuelve moda, ya perdió su onda. Si Zara se subió al barco, salebaiadiós. Lo lindo de la moda noventera es que era muy demodé. NI PEDO.

    ResponderEliminar
  2. Creo que lo bueno es adaptar a tu personalidad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Tiene buena pinta, pero a mí lo de la moda desconcierta a veces porque cuando me estoy acostumbrando a algo y me veo bien van y me lo cambian jajajajaj bueno yo me vestiré como me de la gana al final acabaré siendo amodica :P

    ResponderEliminar
  4. mmm para lo que recuerdo esto que has puesto no me disgusta nada...

    ResponderEliminar
  5. A mi no me convencen tanto los noventas, crecí en esa época y no tuve tiempo de observar a la gente. Es curioso como uno se desarrolla en esa época y es a la que menos atención le pone cuando ha salido de ella.

    En fin, he captado más ondas y no precisamente noventeras, cuando termine todo, haremos un recuento de tendencias te parece?

    Saludos! (n_n)

    ResponderEliminar
  6. Llevo dos intentos de comentar que han sido un fail internáutico ¬¬

    Vuelvo cuando esté menos de malas. Besos

    ResponderEliminar
  7. pues ya les tocaba una reinterpretación
    las cosas, a perspectiva se entienden y aprecian mejor...
    a disfrutar un rato d esta tendencia

    q bueno posteas!
    :D

    abrazos

    ED

    ResponderEliminar
  8. los noventa nunca se acabaron de marchar así como los ochenta no llegaron a cuajar -del todo no, los ochentas alcanzaron cotas máximas impensables, mientras que courtney love o la pobre carolyn bessette son íconos aún vigentes.

    sobre el post de las modelos, después de aprenderme apellidos tipo frackoviac he quedado de lo más frustrada, :)

    mil besos de colibrí, feliz sábado noche botica
    Humming

    ResponderEliminar

Back to Top