cosas inútiles que compramos las mamás primerizas

Creo que no hay ente más propenso a comprar cosas inútiles -creyendo que son útiles- que una mamá o un papá primerizo. En su momento leí con atención esas listas de "qué llevar al hospital para el parto" y hasta hice una maleta absurda de la cual no usé casi nada. 

Los niños necesitan mucho menos de lo que creemos pero para cuando nos damos cuenta ya hemos comprado cualquier cantidad de chácharas caras e inútiles. Si tuviera que dar un consejo, diría que no compres por adelantado. Excepto pañales, tres (literalmente tres) mudas de ropa para recién nacido y para las siguientes dos tallas y un par de cobijitas, todo lo demás se puede ir comprando conforme se necesite.


La famosa pañalera, por ejemplo: existen tantas bromas sobre la pañalera gigante y sobre el tiempo que toma alistar todas las cosas de un niño para salir a la calle... WTF. Para mi fue sencillo eliminar todos los objetos que no necesito llevar a todas partes. Empezando por la pañalera. 

Siempre he sido de usar mochila y no veo porque tendría que cambiar eso ahora. Les cabe todo, pero yo no necesito llevar todo. Para una salida normal -al parque, al súper, a pasear un rato- llevo 3 pañales, toallitas húmedas, agua para limpiar manos, un cambio de ropa y un mini botiquín con alcohol, algodón, curitas, gasas y cinta adhesiva (por cierto, no lo he usado ni una vez).

Ahora mi hija ya está en la edad de dejar el pañal y no saben el gusto que me da. Siento la ligereza en el alma (y en mis mochilas).

Mochila: Andrea

0

cómo empezar a comprar accesorios de lujo

Chanel, Dior, Gucci, Givenchy... Esas marcas que te encantan pero que no te puedes permitir. Quizá tengas un labial, un perfume o unos lentes pero, ¿una bolsa? De ninguna manera es posible.

O tal vez sí. 

Hace unos días encontré este post: How I started buying key pieces, en el que una blogger cuenta cómo cambió un clóset lleno a reventar de prendas de ASOS por uno mucho más curado con algunas piezas de marcas de lujo. En el link lo puedes leer completo pero si no lees inglés hice un pequeño resumen. 


Creo que antes hay que aclarar que este post tampoco es para todos. La autora es alguien que de por sí gasta ya una cantidad mensual considerable en ropa y accesorios, así que tampoco es tan sencillo como "deja de comprar 12 pares de Zapatos de Zara" (aunque un poco sí. Mira aquí lo que tienes que sacrificar para comprar la playera "We should all be feminists" de Dior). Por otro lado, aunque quizá no te identifiques por completo con lo que vas a leer, hay algo que todas podemos hacer por nuestros guardarropas: comprar menos, pero mejor.


1

La sopa minestrone es amor

En general todas las sopas calientes caen en la categoría de "comidas reconfortantes" y por ello todas son amor, pero yo personalmente prefiero las que tienen muchos ingredientes. Me gusta la sensación de sacar la cuchara llena y llevarme a la boca un montón de sabores diferentes pero también  me gusta saber que cuando cocinas variado estás aprovechando mejor las propiedades de los alimentos. 

0

consejos de belleza para principantes

Cuando eres principiante en cualquier tema, todo parece cuesta arriba. Piensas en lo que te gustaría lograr y sientes que la meta está increíblemente lejana. Y en parte es cierto. Sin embargo, que sea lejana no quiere decir que sea inalcanzable. Ahora que veo a qué velocidad aprende cosas mi hija me doy cuenta de que "rápido" o "lento" son términos bien relativos. ¿Rápido respecto a qué? Ella tiene tres años y todavía no habla bien, pero imagínate que tú en tres años, sin ir a clases, pudieras comunicarte en un idioma del que no sabías absolutamente nada.

Lo mismo pasa con la cosmética. Al principio todo es un poco un misterio: cuál crema sirve para qué cosa, en qué orden se aplican los productos, qué ingredientes son buenos para tu piel y cuáles no le hacen bien. Bueno, muchas al principio no sabemos ni qué tipo de piel tenemos (yo ahora ya lo sé). 

Así que espero que este post despeje esas dudas para las que no son expertas en cosmética o bloggers con muchísimos productos disponibles para probarlos. Porque, encima de todo, la cosmética no es barata -aunque puede ser asequible si sabes qué comprar-.


0
Ir arriba