notas acerca de la 89ª entrega de los Óscar

¿Alguna vez vieron ustedes una ceremonia del Óscar, completita, antes de la era de las redes sociales? Yo no. O las empezaba tarde o me quedaba dormida antes del final. Ahora no solo veo las ceremonias completas, sino que veo toda la transmisión previa de la alfombra roja. Es maratónico pero también es la única vez en todo el año en la que todo mi timeline está hablando de moda y espectáculo y eso me encanta. 

 Lamentablemente Octavia Spencer no tuiteó esa foto (ya la busqué).

Desde hace unos años lo mejor de los Óscar es Twitter pero la experiencia puede mejorar aún más si además de la compañía virtual -el mundo entero- tienes unos pocos amigos cerca. Por eso en 2011 nos juntamos @guapologa, @bere_jh y yo para tuitear juntas desde la sala de Guapóloga. Otro año memorable fue el 2014, cuando nos juntamos 5 bloggers desde diferentes ciudades del mundo en un hangout de Google (todavía puedes verlo aquí).

2017 acaba de entrar en la lista de las reuniones memorables, esta vez porque Palacio de Hierro organizó una transmisión de la alfombra roja y la ceremonia del Óscar. Además de una pantalla gigante hubo cocteles, comida, máscaras de Ryan Gosling y muchos, muchos tuits.

Incluso hubo dos ilustradoras recreando en tiempo real los mejores looks de la noche.

Y por otro lado 2017 será una de las ceremonias del Óscar más memorables de la historia debido a esa confusión entre La La Land y Moonlight (cada vez que la rieguen en el trabajo, piensen en eso para dimensionar).

Independientemente de quiénes sean consideradas las "mejor vestidas", todos los looks de alfombra roja son una oportunidad para inspirarnos y tomar ideas que podemos usar en cualquier ocasión especial aunque no seamos una celebridad de Hollywood. Lo que puede parecer una excentricidad o un "riesgo" puede ser que se convierta en una tendencia primero y después en una moda y algo que veamos normal. ¿Por ejemplo? Llevar el cabello al natural.


Tanto Halle Berry como Dakota Johnson decidieron pasar de peinados complicados y lucieron su cabello casi al natural, sin exceso de productos. Son dos ejemplos extremos: por un lado los rizos salvajes de Halle Berry y por el otro el lacio casi sin volumen de Dakota Johnson. La verdad creo que no hay nada mejor que sentirte contenta con lo que la naturaleza te dió.


Ahora que si hubiera que entregar forzosamente un premio a la mejor vestida de la noche, yo se lo daría a Isabelle Huppert en su Armani Privé con mención honorífica a su ear cuff de Repossi.

Para terminar este post, quiero hacer mi pequeño homenaje a todas las personas que hacen posible que un evento tan grande como este funcione. A veces esas personas se cuelan en las fotos, detrás de las actrices famosas. Estas son mis selecciones de este año:

1. La señora de producción con cara de estrés (mi personaje favorito de todos los tiempos).


2. La mujer con bolso gigante (o con dos bolsos) en un reino de clutches en los que no cabe nada.


3. Los gafetes gigantes + ¡los lentes de Jennifer Aniston!


4. Los asistentes con tareas varias, en este caso un muchacho cuya importantísima labor es sostener una botella de agua y el señor de guantes que supongo es quién manipula las estatuillas asegurándose que no les queden dedos pintados.



5. Y por último el fotógrafo que intenta hacer una buena toma a la vez que evita meterse en las tomas de los demás. Sin ellos no habría posts ni artículos en ninguna revista.


Y a ti, ¿qué es lo que más te gusta de la ceremonia del Óscar?



1 comentario

  1. Me encanto este post! Como tu mencionas, siempre están ahí pero nunca tienen crédito. De ahora en adelante les voy a poner más atención al staff.

    ResponderEliminar

Back to Top