Trend Alert: Plataformas de terciopelo.

Tan lindo el terciopelo, ese textil netamente otoñal (creo que es una de las reglas a la antigua que sigo usando: nunca ponerme terciopelo antes del equinoccio de otoño ni después del de primavera). 


Las plataformas de terciopelo con tacón ancho son una de las tendencias para este otoño y las encuentras tanto en firma de lujo como en marcas de moda asequible.

La Ciudad de México tiene sus ventajas y desventajas si decides ponerte un par de esas preciosuras: no hace tanto frío como para que se te congelen los pies pero puede ser que llueva, siempre llueve. Así que mejor llévalos a un evento para lucirlos con ganas y no te los pongas para una jornada larga; así además no tendrás que soportar el tacón muchas horas. 

Mis favoritas son las rojas de Jil Sander, qué tono de rojo tan maravilloso. 



0

¿Qué son las #NochesPalacio y por qué deberías ir?

Cada año, El Palacio de Hierro dedica un mes completo para celebrar sus icónicas Noches Palacio en las que cada tienda tiene una fecha definida para recibir a sus clientes, ofrecer experiencias únicas e increíbles promociones y obsequios por sus compras. 

Es decir, en una venta especial en la cual las tiendas se animan más que de costumbre y para contribuir al buen ambiente cada año se escoge una temática para la fiesta (este año se escogió el Rock n’ Roll).


 Este año, el calendario de Noches Palacio empieza el 29 de Septiembre y termina el 30 de Octubre.

¿Y qué tienen de especial?

Primero, cada tienda tiene su propia fiesta: hay música, bailarines, malteadas de cortesía, cantantes, decoración...

Pero más allá de la ambiéntación, lo mejor es que todo lo que compras tienes la opción de diferirlo a meses sin intereses -hasta 24- o empezarlo a pagar en febrero del año que entra (¡es un gran momento para comenzar a comprar los regalos de Navidad!). También acumulas "monedas" que sirven para cambiarlas por regalos.


Después, dependiendo de cada departamento o marca participante, encuentras otras promociones como descuentos o regalos en compra.

Y aquí viene mi parte favorita: si lo que quieres comprar no tiene una promoción especial -pasa especialmente con algunas marcas de tecnología-, al comprar con Tarjeta Palacio recibes hasta 15% en cupones. Héctor y yo solemos aprovechar para renovar equipo (cámaras, computadoras, teléfonos) en estas fechas, porque si de todos modos vamos a hacer el gasto, al menos nos llevamos un beneficio -y tomamos malteadas-.

Cosmética tradicionalmente tampoco suele tener descuentos, pero pasa lo mismo: te puedes llevar un extra por el mismo dinero que gastarías en otra fecha.


En cuanto a moda, piensa en esto: todos los racks están llenos de ropa de temporada y la temporada apenas va empezando.

Y bueno, cada quién sabrá, pero mi departamento favorito es Hogar porque señora. Creo que todos mis muebles favoritos han salido de una noche Palacio.

Mi tarjeta ya tiene ganas de rockear. Si la tuya también, encuentra toda la info aquí.




0

Tendencia de otoño: mezclilla personalizada.

Esta temporada la mezclilla (ese básico eterno) se lleva personalizado. 

Arriba: Roberto Cavalli Resort 2016 / Abajo: Alice + Oliva Otoño 2016

Miu Miu, Victoria Victoria Beckham, Alice + Oliva, Roberto Cavalli, Gucci y Valentino son solo algunas de las marcas en cuyas colecciones de otoño encontramos la tendencia principalmente en forma de parches y bordados.

Miu Miu


Gucci


Y las marcas asequibles no se van a quedar atrás, claro. Se los contaba el otro día en Twitter: en una misma semana fui a dos presentaciones en las que las marcas propusieron personalizar prendas de mezclilla con parches, estoperoles, pintura, etc. Levi's y Pepe Jeans, nada menos, están preparados para que encuentres la tendencia en sus boutiques. 


 Levi's

Me gustan las prendas con aplicaciones, se me hacen súper divertidas, aunque en realidad soy más bien mala para el "hágalo usted mismo". 

El otro día Héctor me contaba que en los ochentachs -por increíble que parezca- era imposible conseguir un cinturón de estoperoles en México. Así: imposible. Entonces él y un amigo se lanzaron al centro a conseguir estoperoles en la calle de los talabartaleros (en República de El Salvador entre Pino Suárez y Correo Mayor). Compraron un montón de estoperoles y pacientemente se los pusieron a unos cinturones que, sobra decirlo, se convirtieron en una sensación.

Pero volvamos al presente. De la fiebre por la mezclilla culpo a Vetements -como de tantas otras cosas últimamente-. Esos jeans deconstruidos de verdad han iniciado algo.




En este tema, la imaginación es el límite. Cualquier prenda de mezclilla es suceptible de ser "customizada" hasta el infinito y más allá. Desde tres tímidos broches en una chamarra hasta esos pantalones desarmados y vueltos a armar.




YouTube, como cabría esperar, está repleto de tutoriales pero si lo tuyo no es el hágalo usted mismo (o si siempre te imaginas las cosas muy bien pero las realizas muy mal), la solución es a) comprar la prenda terminada, b) diseñarla y que un experto haga el trabajo. Por ejemplo en el Levi's de Palacio de Hierro Polanco puedes comprar cualquier pieza (pantalón, camisa, chamarra, etc) y pedir que le pongan perlitas, bordados, aplicaciones, que la rasguen o la destiñan. Ahora por introducción es gratis, me parece. 

Por cierto, los estoperoles y parches no se quedan solo en la ropa de mezclilla, YSL se los pone a sus bolsas (esta de la foto me gusta locamente) y las marcas low cost actuan en consecuencia.


Saint Laurent / Zara


Quiero. 



0

El regreso de la ilustración de moda.

Todos sabemos los nombres de los grandes ilustradores de moda del pasado: George Barbier, René Gruau, David Downton. Todos hemos visto alguna vez las ilustraciones de Andy Warhol para Harper's Bazaar, las hermosas portadas vintage de Vogue de antes de la era de las modelos o la publicidad antigua de Shiseido y Guerlain. ¿A quién no le gusta la ilustración de moda?




Y sin embargo, el auge de la fotografía fue dejando relegada a la ilustración. Incluso, con la llegada de la foto digital, los artistas se fueron emocionando más y más con esa herramienta que aparentemente lo permitía todo y la ilustración en la moda se quedó para los figurines de los diseñadores y acaso poco más que eso.

Hubo quizá un momento en el cual solo las portadas del New Yorker seguían siendo un bastión no conquistado por la foto, un territorio en el cual muchísimos ilustradores podían aún sentirse en casa. 




Afortunadamente, la ilustración regresó a la moda. Primero tímidamente y ahora cada vez con más fuerza. Aún no recupera su reino en las portadas, pero si ha sido protagonista ya de campañas y cada vez tiene más espacio en las páginas interiores de nuestras publicaciones favoritas. Quizá los blogs tuvieron mucho que ver en esto (pienso en Fifi Lapin o Garance Doré y no sigo porque la lista es larga).




Si al final la fotografía de moda es una interpretación de la realidad en la que no se espera que nada sea cotidiano, qué más da llevar la fantasía un paso más allá y crear una imagen de la nada. Si una editorial es del todo irreal (excepto porque la modelo y la ropa si existe), ¿porqué no desaparecer de una vez todo lo real? Aún así, lo que queda no deja de ser verdadero. 




Todas las ilustraciones de este post son de Guillermo Huerta para El Libro Amarillo Otoño 2016. Aún puedes encontrar unos pocos ejemplares impresos en El Palacio de Hierro, pero si no tienes suerte, puedes ver la edición digital aquí


0
Back to Top