Celebraciones.

Creo que las ocasiones especiales se tienen que marcar. No tienen que ser marcadores grandes: una boda pueden ser 12 comensales en un pequeño restorán cuidadosamente elegido (así fue la mía). El inicio de un nuevo trabajo o la renuncia a uno que ya no te hace sentir bien merece su propia celebración. Quizá por eso uno de mis días favoritos del año es mi cumpleaños, a pesar de que hace mucho pasé la edad de celebrarlo con gelatinas y piñata. Cumplir años merece detener el tren de las prisas y el caos, quitarse los zapatos y abrir una botella de champaña. 




Con el tiempo, me he dado chance de conocer mis gustos en alcohol. Antes bebía lo que fuera en las fiestas, cualquier cosa mezclada con jugos de bote o -peor aún- con refresco. Ahora con refresco solo acepto ron y eso por que las cubas me siguen dando una sensación de diversión y fiesta (de viernes en la tarde) pero ya sé que no soy fan del vodka y sus habituales mezclas de preparatoriano de los noventas. Tengo un poco gustos de señor y a veces me gusta tomarte un whiskey después del trabajo. También me gusta la simplicidad desenfadada de la cerveza que me recuerda a mi mamá en momentos de relajación (en eso la heredé). 

Pero mi alcohol favorito es, definitivamente y por una razón del todo desconocida para mi, la champaña. Me gustan sus burbujas, su color dorado o rosa pálido, las copas en las que se sirve, la sensación algodonosa y eufórica que va dejando. Mis amigos dicen que por dentro llevo el espíritu de una rubia despreocupada. Ha de ser eso. 




Estoy escribiendo este post en medio del caos de una mudanza. Ayer domingo llegamos a un departamento nuevo que hoy está lleno de cajas, en el que no es posible encontrar una pijama y los tenedores están al fondo de donde los busques. Normal en estos casos. Pero a mitad del desastre universal vale la pena detenerse sacar unas copas de alguna caja y destapar una champaña para marcar el momento. Tan pronto le de "enter" al post me iré a eso. 

A la salud de un nuevo momento en la vida. 

Fotos: cortesía Champagne Taittinger.
(Post no patrocinado). 




0

Tendencias otoño 2016.

Como todos sabemos, septiembre es el cambio de estación cuando se trata de tendencias. Le decimos definitivamente adiós al verano y empezamos a armar esos looks de los que nos enamoramos hace seis meses tras ver los desfiles de las anteriores semanas de la moda. 


 Gucci, Dolce & Gabanna, Alberta Ferreti, Bluemarine


Aunque el ciclo se ha movido mucho y un buen número de casas prefieren no hacer esperar a sus clientes, los sitios web reportan las tendencias tan pronto aparecen en pasarela y el fash fashion clona todo antes de que puedas decir paypal, a pesar de eso quién sigue dando el banderazo para el cambio de estación son las publicaciones especializadas. Por eso son tan importantes las ediciones de septiembre de las principales revistas de moda, porque formalmente anuncian la llegada del otoño. 


Jill Stuart, Balmain, Kenzo, Nina Ricci


Y aunque la biblia de la moda tiene el número de septiembre más famoso de todos, en México hay otra biblia que cumple con la misma función y lo hace -a mi gusto- aún mejor: El Libro Amarillo de El Palacio de Hierro, que junto a los reportes de tendencias y las fotos de pasarela, incluye guías de compras que puedes hacer sin salir del país y que junto a las editoriales de ensueño pone atuendos que sí podemos pagar. Yo guardo mi ejemplar todo el semestre, a la mano junto a mi computadora, para consultarlo una y otra vez. 


Chloé, Ralph Lauren, Costume National, Hermès


¿Cuáles son las tendencias principales para el otoño 2016? Las pieles de colores irreales, las flores literales o reinterpretadas, las transparencias, el layering, los olanes que vienen desde la primavera y siguen fuertes, los zapatos blancos y los bolsos circulares, las eternas perlas y las blusas con moños en el cuello que se niegan a irse -porque nos negamos a dejarlas ir-.

Las tendencias se multiplican y con ellos las posibilidades de adoptar las que mejor nos quedan o las que más nos gustan. 


Chanel, Gucci, Moschino, Marchesa


Mira el reporte completo en El Libro Amarillo.



 

0
Back to Top