Más moda por el mismo dinero: Puntos Palacio.

Creo que siempre lo digo por aquí y por allá, pero ahora decidí ponerlo en orden: hace años tenía la idea errónea de que Palacio de Hierro era un lugar caro. La verdad es que el espectro de precios es muy amplio, y de ahí la percepción. 

Claro que hay etiquetas con muchos ceros en la boutique de Hermès o Tiffany pero yo no todavía no compro ahí (llora en mexicano). Y lo que si compro no es más caro que otros lados y compensa con creces, dependiendo de la fecha.

Por un lado están las clásicas rebajas. Normal. Hay temporada de rebajas y de rebaja sobre rebaja. Pero estamos en febrero y ahora no hay. Luego están las fechas especiales y luego hay un detalle que dura todo el año: los Puntos Palacio.



Si tienes Tarjeta Palacio un porcentaje de lo que pagas te lo devuelven en puntos, o sea que mientras más compras más puntos acumulas pero sólo funciona si tienes la tarjeta de la tienda. Ojo, porque cuando no tienes cuidado, las tarjetas de crédito extra pueden representar un gasto extra. No es el caso de la Tarjeta Palacio porque no tiene anualidad y además tiene algunos beneficios muy coquetos y súper agradables, como regalos de cumpleaños, entrega de La Gaceta en tu casa y acceso a eventos especiales. De hecho, ser o no tarjetahabiente hace toda la diferencia en tu experiencia de compra, y una de sus mayores entajas es el programa de puntos. 

Los Puntos Palacio es un programa que recompensa a los clientes en todas las compras realizadas con la Tarjeta Palacio... más o menos como las millas de los aviones, con la diferencia de que los Puntos no tienen vigencia ni restricciones, los usas cuando quieras, como si fueran dinero en efectivo. Y no sólo en El Palacio de Hierro, también en Casa Palacio, Viajes y hasta en el restaurante. Puedes usarlos también en las Boutiques exclusivas como Mango o Women's Secret.





Estoy escribiendo este post ahora porque durante todo el mes de febrero todas las compras dan el doble de puntos. Héctor y yo somos los más fans de las promociones de Palacio de Hierro, tanto que nos programamos a lo largo del año para ir haciendo compras cuando sabemos que hay una u otra cosa, y los puntos dobles son nuestros favoritos porque con el mismo dinero nos alcanza para muchas más cosas. Yo no tengo tarjeta porque soy una desidiosa pero para qué sirve el matrimonio si no es para poder usar la tarjeta de crédito de tu marido. Si tú no tienes tarjeta tampoco, ni marido con una, la puedes tramitar en el módulo de crédito de cualquier Palacio de Hierro -los requisitos no son nada complicados- y empezar a acumular puntos desde la primera compra.

Más info sobre el programa de Puntos Palacio, aquí: Amamos los Puntos.



No hay comentarios

Back to Top