Invierno 2016: tendencias de belleza

Una regla de belleza en desuso dice que si llevas el maquillaje muy cargado en los ojos dejes tus labios naturales o viceversa: si usas un labial súper rojo y llamativo, no te hagas un smokey eye. Afortunadamente estamos en un momento en el que la única regla es "todo se vale" y eso nos inspira a jugar mucho más con nuestra ropa y nuestro maquillaje.


Ahora que está de moda experimentar libremente con diversos efectos en nuestro maquillaje, también está de moda el extremo contrario: el famoso "no-makeup makeup" que no es otra cosa que un maquillaje de aspecto muy natural. Y que nadie se engañe, la industria cosmética en lo último en lo que está interesada es en que se ponga de moda la cara lavada.

0

¡Que comience la temporada navideña!

¿Cuándo comienza la temporada navideña? Para mi, este año la celebración quedó marcada por el encendido del árbol de navidad de El Palacio de Hierro Polanco. Estábamos ahí Héctor, mi hija cuando pensé: "bueno, ahora si ya empezó la temporada navideña". 


No importa lo que tú elijas como marcador para empezar las fiestas, a estas alturas la navidad ya se siente declaradamente en el aire. A mi me da una mezcla entre alegría y nostalgia. Me encantan las fiestas, pero siento que los 30 días del último mes del año se precipitan rápidamente unos tras otros y no alcanzan para nada. 


Bueno, no es tan cierto. Alcanzan para celebrar, para trabajar menos y ver más a los amigos, para abrir una o dos botellas de champaña, para comer mandarinas y galletas de gengibre y beber chocolate caliente y para pasar las tardes debajo de las cobijas viendo series nuevas o viejas. 


Quizá por eso se siente que diciembre no alcanza para nada. Porque ningún tiempo alcanza cuando te la estás pasando tan bien. 


Me encanta la temporada navideña sí, también por los regalos. Me gusta comprar regalos y salir de la ciudad y también me gusta comprarme cosas nuevas para mi antes de que empiecen las rebajas de enero.

Al final ¿cuál es la esencia de la Navidad? Hay muchas cosas brillantes, atractivas y tentadoras, pero lo más importante es tener más tiempo para estar con las personas a las que más quieres. 



Inauguremos pues la temporada y disfrutemos estos días tan fríos pero con tantos abrazos cálidos. ¿Cómo disfrutarás tú lo que queda del año?



0

¿Fan del sushi? Conoce la terraza KYO

En la Ciudad de México es frecuente que los bares o restoranes dentro de algunos hoteles sean muy buenos. Eso me parece un buen dato porque para tratarse de una ciudad tan grande, me parece que hay pocos bares de coctéles. O al menos hay pocos buenos.


Esto es lo que le pido yo a un bar: una carta que por un lado tenga variedad y por el otro ofrezca coctéles clásicos bien preparados, buena música, bonito ambiente y algo sabroso de comer. Si además tienen una buena vista ya pasa directamente a mi categoría de favoritos.


Decía lo de los bares dentro de hoteles porque conozco varios buenos, el último de ellos es el Kyo, dentro del Camino Real Santa Fe. Vale, ese es un punto en contra que en realidad puede jugar a favor... probablemente yo no iría a Santa Fe a buscar un bar, pero al revés, si ya estoy allá  y no quiero bajar -porque tengo un evento más tarde o por cualquier otra razón-, probablemente iría al Kyo.


Se trata de una terraza con una espectacular vista de la ciudad en la que se sirve sushi y shabu shabu -ambos, platillos buenísimos para compartir-. El ambiente es casual y lugar abre desde la hora de la comida, aunque se puede reservar para todo tipo de eventos desde comidas de negocios, festejos entre amigos o celebraciones, por las noches suele haber DJ y la carta de coctéles es súper competente porque además de bebidas tradicionales y una amplia variedad de sakes, también se ofrecen coctéles diseñados exclusivamente para Kyo


Vale, ahí se los dejo. Por si son fans del sushi, de compartir, de los coctéles o de Santa Fe. O de todo eso al mismo tiempo. 

Kyo, terraza bar - Dentro del Hotel Camino Real Santa Fe. Más info aquí



0

Mi nueva colaboración: blog Ser y Hacer

Conste aquí que hay un nuevo lugar de los internets en el que pueden leer mis posts. Estoy colaborando de manera regular, junto a algunas de mis bloggers mexicanas favoritas, en el blog Ser y Hacer, un punto de encuentro para mamás y mujeres hacendosas entusiastas de la cocina, el estilo, los proyectos DIY y las cosas bonitas en general.




¿Qué puedes encontrar, por ejemplo? Consejos para viajar con niños o para empacar poco si viajas sola, ideas para montar una mesa de quesos en tu próxima fiesta y además cómo decorarla sin gastar nada. Inspiración para leer o darle vida a tu lugar de trabajo, pequeños manuales de belleza, y en fin, un montón de cosas que seguramente te gustarán.

Entra aquí o subscríbete en Youtube, Twitter o Facebook y no te pierdas ninguna actualización.

Ilustración: Héctor Barrera


0

El maquillaje, simplificado: Avon True

No me gustan las rutinas de maquillaje largas y complicadas, nunca me han gustado. A veces, cuando voy a una fiesta, me gusta tomarme el doble de tiempo que lo normal pero en general si la opción es dormir más o arreglarme más siempre voy a optar por dormir más. 

Antes, cuando era veinteañera, alguna vez me maquillé en el metro. Ahora no podría. Prefiero ponerme humectante, labial, máscara de pestañas y polvos traslúcidos (4 minutos) antes que hacer toda la rutina de camino, por eso la he simplificado de tal manera que si digo "estoy lista en cinco minutos" signifique exactamente lo que dije. 




Avon True es una línea de maquillaje con productos que son exactamente así, sencillos de usar, con multibeneficios, confiables, duraderos y diseñados para las mujeres actuales que usan el maquillaje como un elemento del día a día. Se trata de una línea que cumple con sus promesas: exaltar la belleza sin crear falsas expectativas.

Los integrantes de la línea Avon True son: Super Up & Curve, una máscara de pestañas que dura todo el día; True Color, un polvo compacto que puede funcionar como base o como polvo dependiendo de cómo uses la esponja (seca o húmeda); Ideal Face, un corrector facial en barra; las máscaras de pestañas Super Extend Extreme, Supershock Max y Super Extend Infinitize, una para cada necesidad, una selección de labiales mate o cremosos con protección solar, un rubor en polvo, una paleta de sombras para ojos con 8 tonos nude y una base de maquillaje en polvo con corrección de color y FPS 35. 

Los precios de toda la línea oscilan entre 70 y 220 pesos y los puedes conseguir exclusivamente con representantes Avon o en línea aquí. Hice el cálculo: armar un neceser básico con todo lo que necesitas puede costar 834 pesos. ¿El tiempo que ahorras al evitar complicaciones innecesarias? Ese no tiene precio.



0

en el museo Jumex


Más street style, aquí.

2

La Esencia de El Palacio

Hace un año estuve en la inauguración de El Palacio de Hierro de Polanco y durante todo el año volví a ir inumerables veces: a comprar chocolates o ropa para mi hija, a las Noches Palacio, a aprovechar los descuentos, a comer en la terraza... En realidad nos gusta ir y siempre encontramos una razón para hacerlo. 

Un año pasa rápido y es importante celebrarlo. Este primer año de El Palacio de los Palacios está siendo celebrado así, como el acontecimiento importante que es, y una parte de las celebraciones es la creación de un trío de fragancias exclusivas que conmemoran no solo la memoria de este primer año, sino también la historia de México: sus orígenes, su presente y también su futuro universal.




Se trata de Esencia de El Palacio, una narración olfativa que celebra la esencia de la departamental. Un perfume (la belleza en su más pura expresión) sin género, una manera de sentir El Palacio sobre la piel.

Creada por Arquiste y Rodrigo Flores-Roux, Esencia de El Palacio es una colección de tres fragancias -Magnolios, Azahares y Vetiveres- que pueden ser usadas tanto por hombres como por mujeres siempre y cuando tengan algo en común: un gusto por las fragancias fuera de la norma, alejado de lo que se considera tradicional en el mundo de la perfumería.




Magnolios es una fragancia de flores blancas, pensada para quienes prefieren aromas frescos y luminosos. Evoca el olor inusual de la magnolia, considerada por los aztecas como "la flor del corazón". Azahares es versátil, juvenil y fresca mientras que Vetiveres tiene gran personalidad. No hay manera de describir con justicia lo que evoca cada una, pero puedes conocerlas en tu Palacio de Hierro más cercano y elegir la tuya, están disponibles en presentaciones de 50 y 100 mililitros.

Más info, aquí.

¿Yo? Me quedé con Azahares. Se siente llena de energía y creo que la voy a usar durante muchas mañanas para empezar el día.



0

Siempre en tendencia: Rock n' Roll

Desde los inicios del Rock 'n Roll, este movimiento siempre ha estado de una u otra manera relacionado con la moda, inspirando tanto a diseñadores como a amantes de la moda.


Sin embargo no todo el rock es igual y no todas sus inspiraciones lo son: no es lo mismo el rockabilly que el mod, por ejemplo.

0

Tendencia ballet: usarla ahora y dejarla morir.

Para la gente que me conoce, así sea poquito, no es ningún secreto que soy bien fan del tul y que siempre que tengo oportunidad de usar faldas tutú o que se les parezca, lo hago. Pero esta temporada es la última. 

Valentino otoño 2016


Después de haberla pasado muy bien varias temporadas atrás, creo que las tendencias inspiradas en el ballet han llegado a su punto culminante. Gracias (aunque no exclusivamente) a Valentino, el romanticismo de las bailarinas ha sido uno de los leitmotivs de esta temporada. El look de bailarina, ya sea sobre el escenario o debajo de él (una bailarina nunca deja de parecerlo, ¿no? Un poco igual que las modelos) es de los más visto tanto en pasarelas como en editoriales y por supuesto en las vitrinas de moda asequible.



1 Ballerinas Uterqüe. || 2 Plataformas Stradivarius. || 3 Miss Dior, Dior. || 4 Ballerinas Bomba y Lola. || 5 Top Stradivarius. || 6 Ballerinas Zara. || 7 Frances Bean Cobain en Chanel. || 8 Look total Bershka. || 9 Crema de cuerpo Peonia Nobile de Acqua Di Parma. || 10 Ariel Beesle en Chanel. || 11 Suéter Calvin Klein. || 12. Chiara Ferragni en Alberta Ferreti. || 13 Vestido Stradivarius. || 14 Look total El Corte Inglés (fíjense que clonazo de Valentino ¡sin ninguna pena!). || 15 Look total Valentino. || 16 Kendall Jenner para Vogue España Octubre 2016. || 17 Look total Zara. || 18. Look total Kate Spade. || 19. Sombra de ojos Velvet Orchid de Tom Ford. || 20. Campaña de los bolsos Tyler Ellis.


A eso le agregamos que los diseñadores están proponiento cada vez más variedades de zapatos planos (miren el hitazo que son las ballerinas de Miu Miu) y  el resultado es este otoño 2016. Me encanta pero honestamente ya lo empiezo a encontrar cansado.


Giamba. Preen. Gucci. Loewe. Todo de otoño 2016.


Así que muy ejecutivamente he decidido usar el look hasta el cansancio de aquí a que termine el año. Y ya no más. Tul con suéteres, tul con sudadera, tul corto y largo esponjoso y escaso, tul por todas partes. O siluetas fluidas que recuerden al tul. Aunque pensándolo bien, las variaciones de bailarina off duty con menos tul ahora me gustan más.

Y en los pies, ballerinas, por supuesto. O botas, que son la alternativa perfecta.


1 Look total Bershka. || 2 Plataformas Stradivarius. || 3 Look total Bershka. || 4 Ballerinas Stradivarius. || 5 Blusa Stradivarius.d || 6 Tiara Stradivarius. || 7 Look total Bershka. || 8 Look Total Berskha. || 9 Look total Zara. || 10 Vestido exclusivo de Palacio de Hierro Polanco. || 11. Acqua Di Parma Peonia Nobile. || 12. Vestido Proenza Schouler (en Palacio de Hierro Polanco). || 13 Zoe Levin en Chanel. || 14 Rose Goldea de Bvlgari. || 15 Kendall Jenner para Vogue España Octubre 2016. || 16 Falda negra: Stradivarius. Falda rosa: Zara. || 17 Ballerina Stradivarius.


Respecto a las botas solo tengo una observación: en Zara y Bershka puedes encontrar unas muy parecidas a las Dr. Martens y aunque pueden parecer un buen trato a 1,200 o 1,800 pesos, por el 30% más consigues las originales. En este caso el clon no vale para nada la pena.

Y tú, ¿te apuntas al look de bailarina?



0

10 cosas que no sabías de Sofía Vergara

¿Qué tan fan eres de Sofía Vergara? A ver si sabías estas 10 cosas:

1. Su segundo nombre es Margarita.
2. Estudió Odontología (aunque no terminó la carrera).
3. Actúo en una telenovela de Televisa: Acapulco, cuerpo y alma.
4. Pero también ha hecho comedia musical en Broadway.
5. Su papel en Modern Family la ha hecho acreedora de 17 premios.
6. Su cabello es rubio, pero se lo empezó a teñir para lucir "más latina" cuando comenzó su carrera en los Estados Unidos.
7. Es empresaria, madre, esposa, comediante, productora y modelo. Sofía Vergara lo ha hecho todo.
8. Es la actriz de televisión mejor pagada de la historia
9. Nunca tiene miedo de ser ella misma.
10. Acaba de lanzar, en alianza con Avon, su propia fragancia: So Very Sofia by Sofia Vergara.




So Very Sofia by Sofia Vergara está inspirada en una mujer audaz: una que es su propia musa y que motiva a otras a vivir con pasión. Tanto femenina como poderosa, no está asustada de lucir su belleza, y es siempre honesta consigo misma. Es una fragancia muy alegre, diseñada por la actriz para hablarle a las mujeres modernas, fuertes, poderosas y bellas de hoy.

La razón por la cual Sofía eligió a Avon, en palabras de ella misma, porque la misión de Avon le parece increíblemente importante pues "la marca ofrece a las mujeres una manera de construirse y alcanzar estabilidad financiera", y eso es algo en lo que ella cree fuertemente. "Hacer que esta fragancia esté disponible exclusivamente a través de Avon es mi manera de apoyar esa meta. Quiero ayudar a empoderar a cada mujer a tomar el control de su vida, y alcanzar la confianza y habilidad para alcanzar sus sueños”.

Esta fragancia refleja toda la personalidad de la colombiana y te encantará si te gustan los aromas frutales y florales, en sus notas se combinan exquisitas frutas con flores tropicales y hierbas aromáticas para una aroma destacada. Abre con notas jugosas de frutas pasionales y maduras, evoluciona para revelar el corazón de la delicada Orquídea Flor de Mayo (la flor de Colombia, país de origen de Sofía) y una  Nota Base de pachuli otorga el memorable Disponible este otoño exclusivamente a través de Representantes Avon.

So Very Sofia by Sofia Vergara está disponible a través de representantes Avon (para encontrar uno visita Avon.com) o lo puedes comprar directamente en la tienda en línea de Avon a un costo de $410.00. Es un súper deal, la verdad.




0

Bolso it: Bazar, de Balenciaga

No importa las burlas que provoca entre algunos, el bolso "bazar" de Balenciaga, creado por Demna Gvasalia e inspirado en las bolsas de fayuquero es el hit de la temporada. Basta con echarle un ojito a las fotos de street style en las capitales de la moda ahora que terminó el fashion month



Podría seguir pegando más y más fotos pero creo que se entiende la idea.




Por cierto, su precio empieza en 1,500 dólares, dependiendo del tamaño. Me pregunto si se podrá comprar en México... Balenciaga solo lo tiene el Palacio de Hierro Polanco y no vi ni un Bazar en la presentación de novedades de temporada. 

La verdad es que, igual que me pasa con un montón de cosas diseñadas por Gvasalia, si tuviera el dinero me lo compraría. 



0

Consigue el look de la Duquesa de Cambridge.

Kate Middleton lució un vestido de Kate Spade New York para el evento del "Día Mundial de la Salud Mental" en Londres. 


Se trata del Encore Rose Dress de la colección de otoño 2016.



¿Es lindo, no?



0

Reporte desde las Noches Palacio

(Antes de empezar a leer, dale play a esta lista de Spotify).

Ya les había contado en este post qué son las Noches Palacio y por qué vale la pena ir a rockear en ellas este año. Pero como dicen: una imagen vale más que mil palabras, así que les traigo el equivalente a unos cuantos millares de palabras.


0

De clones e inspiraciones.

¿Cuál es la diferencia entre un clon y una inspiración? Para mi, todo tiene que ver con el parecido y la intención de engañar. Quién más tiene intención de engañar es el pirata, tanto así que hasta usa el logo de la marca que piratea. Luego viene el clon: cuando el parecido es mucho, tanto que si ves en foto la prenda original y el clon no podrías distinguirlos. Y por último la inspiración: una prenda que se parece lo suficiente como para recordarte a la prenda en la que se inspira. Me parece que ese es el caso de este vestido amarillo de Zara actualmente a la venta en la página de la marca: 




Es suficientemente parecido al súper famoso Roberto Cavalli que Beyoncé usa en Lemonade, pero nadie los confundiría. Del de Zara me gusta el color y las líneas fluidas, el movimiento y especialmente que es súper usable (yo no podría andar por la vida tan escotada como Beyoncé).

Claro que ese vestido de Roberto Cavalli es un sueño, eso no lo discutiría jamás. 




0

Trend Alert: Plataformas de terciopelo.

Tan lindo el terciopelo, ese textil netamente otoñal (creo que es una de las reglas a la antigua que sigo usando: nunca ponerme terciopelo antes del equinoccio de otoño ni después del de primavera). 


Las plataformas de terciopelo con tacón ancho son una de las tendencias para este otoño y las encuentras tanto en firma de lujo como en marcas de moda asequible.

La Ciudad de México tiene sus ventajas y desventajas si decides ponerte un par de esas preciosuras: no hace tanto frío como para que se te congelen los pies pero puede ser que llueva, siempre llueve. Así que mejor llévalos a un evento para lucirlos con ganas y no te los pongas para una jornada larga; así además no tendrás que soportar el tacón muchas horas. 

Mis favoritas son las rojas de Jil Sander, qué tono de rojo tan maravilloso. 



0

Tendencia de otoño: mezclilla personalizada.

Esta temporada la mezclilla (ese básico eterno) se lleva personalizado. 

Arriba: Roberto Cavalli Resort 2016 / Abajo: Alice + Oliva Otoño 2016

Miu Miu, Victoria Victoria Beckham, Alice + Oliva, Roberto Cavalli, Gucci y Valentino son solo algunas de las marcas en cuyas colecciones de otoño encontramos la tendencia principalmente en forma de parches y bordados.

Miu Miu


Gucci

0

El regreso de la ilustración de moda.

Todos sabemos los nombres de los grandes ilustradores de moda del pasado: George Barbier, René Gruau, David Downton. Todos hemos visto alguna vez las ilustraciones de Andy Warhol para Harper's Bazaar, las hermosas portadas vintage de Vogue de antes de la era de las modelos o la publicidad antigua de Shiseido y Guerlain. ¿A quién no le gusta la ilustración de moda?




Y sin embargo, el auge de la fotografía fue dejando relegada a la ilustración. Incluso, con la llegada de la foto digital, los artistas se fueron emocionando más y más con esa herramienta que aparentemente lo permitía todo y la ilustración en la moda se quedó para los figurines de los diseñadores y acaso poco más que eso.

0

Celebraciones.

Creo que las ocasiones especiales se tienen que marcar. No tienen que ser marcadores grandes: una boda pueden ser 12 comensales en un pequeño restorán cuidadosamente elegido (así fue la mía). El inicio de un nuevo trabajo o la renuncia a uno que ya no te hace sentir bien merece su propia celebración. Quizá por eso uno de mis días favoritos del año es mi cumpleaños, a pesar de que hace mucho pasé la edad de celebrarlo con gelatinas y piñata. Cumplir años merece detener el tren de las prisas y el caos, quitarse los zapatos y abrir una botella de champaña. 




Con el tiempo, me he dado chance de conocer mis gustos en alcohol. Antes bebía lo que fuera en las fiestas, cualquier cosa mezclada con jugos de bote o -peor aún- con refresco. Ahora con refresco solo acepto ron y eso por que las cubas me siguen dando una sensación de diversión y fiesta (de viernes en la tarde) pero ya sé que no soy fan del vodka y sus habituales mezclas de preparatoriano de los noventas. Tengo un poco gustos de señor y a veces me gusta tomarte un whiskey después del trabajo. También me gusta la simplicidad desenfadada de la cerveza que me recuerda a mi mamá en momentos de relajación (en eso la heredé). 

Pero mi alcohol favorito es, definitivamente y por una razón del todo desconocida para mi, la champaña. Me gustan sus burbujas, su color dorado o rosa pálido, las copas en las que se sirve, la sensación algodonosa y eufórica que va dejando. Mis amigos dicen que por dentro llevo el espíritu de una rubia despreocupada. Ha de ser eso. 




Estoy escribiendo este post en medio del caos de una mudanza. Ayer domingo llegamos a un departamento nuevo que hoy está lleno de cajas, en el que no es posible encontrar una pijama y los tenedores están al fondo de donde los busques. Normal en estos casos. Pero a mitad del desastre universal vale la pena detenerse sacar unas copas de alguna caja y destapar una champaña para marcar el momento. Tan pronto le de "enter" al post me iré a eso. 

A la salud de un nuevo momento en la vida. 

Fotos: cortesía Champagne Taittinger.
(Post no patrocinado). 




0

Tendencias otoño 2016.

Como todos sabemos, septiembre es el cambio de estación cuando se trata de tendencias. Le decimos definitivamente adiós al verano y empezamos a armar esos looks de los que nos enamoramos hace seis meses tras ver los desfiles de las anteriores semanas de la moda. 


 Gucci, Dolce & Gabanna, Alberta Ferreti, Bluemarine


Aunque el ciclo se ha movido mucho y un buen número de casas prefieren no hacer esperar a sus clientes, los sitios web reportan las tendencias tan pronto aparecen en pasarela y el fash fashion clona todo antes de que puedas decir paypal, a pesar de eso quién sigue dando el banderazo para el cambio de estación son las publicaciones especializadas. Por eso son tan importantes las ediciones de septiembre de las principales revistas de moda, porque formalmente anuncian la llegada del otoño. 


Jill Stuart, Balmain, Kenzo, Nina Ricci


Y aunque la biblia de la moda tiene el número de septiembre más famoso de todos, en México hay otra biblia que cumple con la misma función y lo hace -a mi gusto- aún mejor: El Libro Amarillo de El Palacio de Hierro, que junto a los reportes de tendencias y las fotos de pasarela, incluye guías de compras que puedes hacer sin salir del país y que junto a las editoriales de ensueño pone atuendos que sí podemos pagar. Yo guardo mi ejemplar todo el semestre, a la mano junto a mi computadora, para consultarlo una y otra vez. 


Chloé, Ralph Lauren, Costume National, Hermès


¿Cuáles son las tendencias principales para el otoño 2016? Las pieles de colores irreales, las flores literales o reinterpretadas, las transparencias, el layering, los olanes que vienen desde la primavera y siguen fuertes, los zapatos blancos y los bolsos circulares, las eternas perlas y las blusas con moños en el cuello que se niegan a irse -porque nos negamos a dejarlas ir-.

Las tendencias se multiplican y con ellos las posibilidades de adoptar las que mejor nos quedan o las que más nos gustan. 


Chanel, Gucci, Moschino, Marchesa


Mira el reporte completo en El Libro Amarillo.



 

0

Sobre el Swarovski Crystaldust Crew y la diversidad.

Retrocedamos unos años en el tiempo. Casi 10, así suena bien lejano -y además es real-. En 2006 Susie Bubble comenzó Style Bubble, en 2007 el New York Post se refirió a BryanBoy como "hottest internet celebrity" y en 2008 Tavi abrió Style Rookie

Hace como 10 años, empezó esa afición de los blogs de moda. Algo que se hacía desde la casa paterna, en tus ratos libres, cándidamente...

Cuando los fashion bloggers pasaron de ser unos aficionados solitarios y empezaron a perfilarse como un jugador más en la cancha de la moda, la industria se resistió. Algunos se defendieron. Y por "algunos" me refiero a los que se veían a sí mismos como principales afectados: el medio editorial que prácticamente solo existía en forma impresa.

Finalmente, el sistema global de la moda encontró el lugar para los fashion bloggers, ahora convertidos en algo que es una mezcla de medio editorial, celebrity/socialité, prescriptor e influencer. Básicamente, la moda les hizo a los bloggers un espacio más en el estante de "publicidad" porque las marcas de moda y belleza jamás tienen suficiente publicidad. 




Lo que pasó entre A (la "guerra" entre medios tradicionales y bloggers) y B (la total aceptación de los segundos) es lo más interesante de esta historia y daría para un post bien largo, pero solo me voy a detener en dos partes de eso.

Mi parte favorita es ese proceso mediante el cual las editoras, estilistas, compradoras y demás profesionales de las industrias relacionadas con la moda empezaron a adoptar los modos y prácticas de los bloggers: se crearon un personaje que se desenvuelve en línea, que muestra sus atuendos en mirror selfies en hoteles, que agradece los regalos que le mandan las marcas. Ha sido muy divertido verlo suceder.

Mi parte menos favorita es ver cómo se ha reducido la definición de "blogger de moda". Lo que antes era alguien que podía tomar fotos, escribir crítica o historia y mostrar o no sus atuendos ahora es solamente alguien que postea fotos de si mismo en la red. Hoy día, pareciera que el único blogger que existe es el blogger de estilo personal (un eufemismo a todas luces, porque un gran porcentaje de ellos ni tienen estilo ni ofrecen nada personal. Voy a hacer como que borré esta última frase porque me quedó muy mala onda).

Lo que era emocionante de los tiempos en los que los blogueros eran unos outsiders y apenas empezaban a recibir una mínima atención de los medios -aunque ya tenían la atención de sus fans, en algunos casos muchos fans-, lo que era emocionante de entonces era que los bloggers hacían una promesa de diversidad. Eran voces nuevas, no pertenecían a ningún sector establecido y aunque ninguno por si mismo iba a cambiar nada en el mundo de la moda, todo juntos como vector tenían una influencia real que con el tiempo se ha traducido en cambios reales. 

Al final (o en el momento actual, porque esto no es el final) y en un movimiento admirable la industria de la moda se comió el fenómeno y lo acomodó donde mejor le funciona.

Lamentablemente la promesa de diversidad no se cumplió del todo pero no vale la pena quejarse de ello. Como dijo Bill Cunningham: "así era antes y así es ahora" (y luego, como era un sabio, se encogió de hombros y siguió trabajando).

Y sin embargo, la diversidad es un valor de marketing. No voy a entrar demasiado profundamente en eso pero sí quiero decir que la diversidad vende. Desde aquellas campañas de Benetton fotografiadas por Oliviero Toscani, tan aplaudidas, hasta las campañas actuales de marcas como Dove, la diversidad (de colores de piel, de formas y proporciones de cuerpo, etc) vende... O lo hace en otros países que no son México.

Es simple sobrevivencia. Algunas marcas -especialmente las de alta moda- pueden darse el lujo de hacer un desfile con puras modelos caucásicas muy jóvenes y extra delgadas y aguantar unas malas críticas por aquí y por allá, pero otras marcas necesitan representar en su publicidad a todos los tipos de mujeres a las que pretenden venderles sus productos. 

Personalmente, siempre agradezco la diversidad, por cualesquiera que sean sus razones. Me gusta, y por eso lamento un poco que al fenómeno blogger no se le haya permitido cumplir con su mejor y mayor promesa: la de diversidad. 




En el terreno de publicidad y diversidad, en México estamos pasados de moda. Mientras que Burberry ha empleado modelos como las guapísimas (y morenísimas) Malaika Firth y Neelam Johal, por acá es difícil que la publicidad "aspiracional" muestre a alguien que no sea "blanco". En México esa idea de que solo un tipo de persona es aspiracional permea hasta los blogs, donde no solo se ha reducido su definición hasta dejarla en blog de moda = blog de estilo personal, sino que se ha reducido la representación de todo lo que no sea una chica entre los 25 y 30 años, perteneciente a cierto estrato socioeconómico y con ciertas características físicas que se repiten una y otra vez. Lo cual me resulta un tanto aburrido pero supongo que, como se dice por ahí, "no soy el target".

***

El pretexto para este post es la nueva campaña digital de Swarovski protagonizada por Karlie Kloss quien está acompañada por el Swarovski Crystaldust Crew, un grupo de modelos, actores y bloggers que ya no se hacen llamar bloggers que representan un bonito conjunto, muy diverso, de diferentes talentos y aspectos físicos. Me emociona especialmente la inclusión de Tommy Ton, mi fotógrafo favorito de street style y alguien a quien no le hace falta ser alto, guapo ni rubio para ser fotografiado junto a Karlie Kloss en una campaña global. Entiendo que es una cuestión de público objetivo: yo prefiero comprar cualquier cosa que me venda Tommy Ton antes que cualquier otra que me venda Chiara Ferragni. Y las marcas que son listas saben eso.


1

¡Quiero ser famoso en internet!

La vida de los blogstars (especialmente la de la egobloggers) parece genial: se la pasan de fiesta en fiesta, viajan a lugares paradísiacos alojándose en los mejores hoteles en los que, por supuesto, piden el desayuno a la habitación -normalmente unos fotogénicos huevos benedictinos que seguramente ni tocarán porque calorías miles-. Reciben regalos increíbles, visten ropa de las mejores marcas y encima cobran unas millonadas por hacer todo eso. ¿No te encantaría vivir así, presumiendo en Instagram tu nuevo bolso de edición limitada y tu espacioso depa? Pues tal vez deberías escuchar a quiénes lo han conseguido: el costo es demasiado alto y nada es lo que parece.

¿Realmente te gustaría convertirte en una celebridad de internet? Vamos a pensarlo dos veces.

I. ¿Qué se necesita para conseguirlo (y mantenerlo)?

A pesar de lo que puede parecer, o de lo que ellos mismos hacen parecer, ningún súper blogger llegó a la cima de la noche a la mañana. Puedes creer que bloguear es gratis, porque al final de cuentas cualquiera puede abrir una cuenta en blogger o wordpress ¿cierto? ¡Falso! Tener un blog requiere una inversión inicial calculada en más de veinte mil pesos. Comprar tu propio dominio no te costará más de 200 pesos, pero necesitas una computadora, una cámara fotográfica y un smartphone con plan de datos para poder utilizar redes sociales en tiempo real. Y por supuesto está la inversión de tiempo: tiempo que no podrás dedicar a otros trabajos remunerados y que al principio será tiempo por el que nadie te pagará nada.


 Mi primer computadora la compré con ahorros, tarjeta de crédito y una quincena de comer puro atún


Por supuesto puedes bloguear casi gratis, pero eso es para amateurs. Aquí estamos hablando de triunfar en las ligas mayores, donde para destacar se requieren algunas inversiones que no son negociables (como tu propio dominio y algo de equipo).

The Atlantic reporta que los bloggers más exitosos llegan a trabajar hasta 100 horas a la semana en un trabajo en el que se requiere aparentar que eso no cuesta nada de esfuerzo. Un solo post con fotos originales puede llegar a consumir un día entero de trabajo entre pre y post producción, monitorear y responder comentarios, además del tiempo que se requiere para promocionarlo en redes sociales (Twitter, Facebook, Instagram, Snapchat… La lista cada vez es más larga). Paralelamente, cada vez es más difícil conseguir atención y dinero de las marcas, debido a que hay mucha competencia y las marcas no están dispuestas a pagar algo que pueden conseguir gratis. Nadie dijo que fuera sencillo. Eso si, una vez que alcanzas cierto nivel de éxito quizá no lamentarás el sacrificio porque al final estarás haciendo algo que amas. Pero ¿y si no lo consigues? Lo cual nos lleva al siguiente punto. 

II. No todos los bloggers viven de su blog. 

A finales del año pasado, el Huffington Post publicó la historia de Jo Fraser, una chica de 24 años que renunció a su trabajo para viajar por el mundo, publicarlo en Instagram y al final volverse escritora de viajes. No lo logró. Empezó con un espectacular viaje a Tailandia que pagó con el dinero que había juntado en el trabajo al que renunció, dinero que poco a poco se fue terminando hasta acabarse por completo. Al final, mientras su blog se había hecho bastante popular, debió pedir prestado a sus padres para volver a casa donde de inmediato comenzó a buscar un nuevo trabajo.


 Este viaje a Nueva York lo pagamos de nuestra bolsa, excepto por una fracción de los pasajes aéreos que fue un patrocinio (y representó algo así como el 5% del gasto total del viaje).


El caso de Jo Fraser no es raro, pues la fama de internet no necesariamente viene aparejada con dinero en el banco. Sobre ello trata el artículo The sad economics of internet fame, dónde algunos youtubers con millones de subscriptores tienen trabajos de meseros o baristas para pagar las cuentas. El caso se da principalmente cuando sus canales son demasiado pequeños para que las marcas quieran patrocinarlos y demasiado grandes para que sus fans quieran darles dinero. Algunos creadores de contenido se han involucrado tanto y han invertido tantos recursos de todo tipo que sienten que fracasar y dejar sus proyectos no es una opción.

III. Los retos de monetizar.

Por una lado, la fama de internet suele conseguirse cuando el personaje parece suficientemente auténtico a ojos de su público. O eso dicen... Tengo otro post al respecto (en proceso).

Así se trate de una mommy blogger o un youtuber de videojuegos o comedia o una fashion blogger. Al principio, cuando no se tienen compromisos comerciales, puedes hablar de lo que sea, criticar a quién quieras, ponerte la ropa que se antoje y comer frente a la cámara tu comida chatarra favorita. Cuando empiezas a cobrar por anunciar marcas, deberás usar el teléfono celular de tu patrocinador, ponerte la ropa que te hagan llegar y mencionar claramente la fan page de una pasta de dientes que te pagó para que lo hicieras. Eso muchas veces no es bien recibido por los fans, que pueden abandonar a un influencer cuando sienten que se ha vendido demasiado.

Por otro lado, las marcas que buscan trabajar con influencers no siempre ofrecen dinero, a veces pagan en especie o por medio de intercambios que pueden ser más o menos ventajosos. Suena genial que un hotel quiera “pagarte” con tres noches de alojamiento en su mejor suite en Los Cabos para que hagas un reportaje, pero si tú tienes que desembolsar lo del boleto de avión, ya no suena tan genial. Ropa, perfumes, cortes de cabello en los mejores establecimientos son algunos de los regalos que reciben las fashion bloggers, pero esos regalos no pagan la renta. Donde el público ve a una chica perfectamente maquillada y peinada y vistiendo ropa de diseñador, puede ser que lo que haya sea una chica que ha aceptado muchos intercambios y viste con ropa prestada que debe regresar mañana al shoowroom de la marca. Y no lo digo teóricamente o de oídas, algunas bloggers mexicanas de las que salen en medios impresos (en los artículos del tipo ¡las mejores bloggers de México!) viven así.


 De esta foto, una parte de las cosas las compré, otras fueron intercambios, otras son prestadas para la foto y hay un par de regalos.


Un público fiel te puede dar una sensación de amor pero no forzosamente te dará dinero. Una influencer cuyo canal más fuerte es twitter me contó que puede viajar en Über todo lo que quiera porque sus seguidores usan mucho el código para darle viajes gratis. Y también me contó que usa esos viajes para ir a entrevistas de trabajo porque de verdad necesita dinero para hacer el súper.

IV. Cuando el éxito te hace infeliz.

A finales de 2014 fue muy sonado el caso de Essena O’Neill, una australiana de 19 años que renunció a usar medios sociales alegando que la vida como se muestra en Instagram o Twitter no es la vida real, que la presión para aparecer perfecta era demasiada y que esa manera de vivir, buscando eternamente la aprobación, la estaba haciendo sentir miserable. Essena cambió muchos pies de foto en su Instagram, explicando lo que había detrás de imágenes en las que aparecía sonriendo o haciendo yoga frente al mar: tomas interminables, peleas con la persona que le hacía las fotos (por ejemplo su hermana), angustia para que no se notara una pequeña barriguita.

Essena fue defendida y atacada por partes iguales. Algunos le agradecían por decir la verdad detrás de esas aparentes vidas de ensueño y otros decían que todo era un fraude y una estrategia de autopromoción. Ahora que la australiana planea publicar un libro satírico titulado How to Be Social Media Famous, posiblemente el debate se reanime.

V. Cuando tu propia vida es un negocio.

El caso de las mommy bloggers es especial. A diferencia de otro tipo de creadores de contenido que basan su trabajo en exponerse a si mismos y sus propias actividades, las mujeres que bloguean acerca de su familia también comparten todos los detalles acerca de sus hijos: cómo son sus recámaras, qué ropa estrenan en cada ocasión, cómo pasan las mañanas de navidad. Los llamados mommy blogs están llenos de narraciones de las cosas graciosas o penosas que dicen/hacen los hijos de las autoras y el mundo entero puede verlos aprendiendo a caminar o vacacionando en Hawaii. Mientras que el público que las sigue aprecia el mensaje positivo que estos blogs envían acerca de la maternidad y la vida de familia, sus detractores afirman que las madres están explotando a sus hijos sin siquiera pedir su consentimiento.


 Esta es mi hija haciendo de blogger encubierta, sin saberlo.


Y últimamente está pasando algo. Los niños crecieron y se rehúsan a seguir participando en el modo de vida de la familia.

Ese fue el caso de Heather Armstrong, también conocida como Dooce. La blogger de 13 años de trayectoria, una de las pioneras del ramo, relató en este video como, conforme fue volviéndose más popular y trabajando cada vez más a cambio de patrocinios, las marcas fueron teniendo más y más poder de decisión sobre su trabajo. Problema agravado por el hecho de que su trabajo era relatar su vida y la de sus hijos. No solo debió enfrentarse a mucho odio en internet y en la vida real (una vez un acosador la localizó en un hotel donde se alojaba y le dejó un mensaje hostil por debajo de la puerta de su habitación). Llegó un momento en el que sus hijos decidieron que no querían salir más el blog de su madre.

En el caso de Sherry and John Petersik, los autores de Young House Love, fue una sensación de incomodidad lo que les hizo detenerse. Después de siete años con un blog y el nacimiento de dos niños, se dieron cuenta de que ya no se sentían cómodos compartiendo todos los detalles de su vida y que, aunque el blog era su modo de vida, las exigencias de los fans eran cada vez más agobiantes. Su vida se volvió una especie de reality show donde trabajaban 24 horas diarias, siete días a la semana. Eso lo contaron aquí.

Esta otra mommy blogger se quejó en un tono más amargo de lo mismo que se quejan todos: no es divertido convertirte en la bitch de las marcas. Al final,  el verdadero peligro de ser una celebridad de internet o de convertirte en tu propia marca es que cada minuto de tu vida sea trabajo y no tengas escapatoria. Dicen que si encuentras un trabajo que te gusta no trabajarás ni un minuto de tu vida. A lo mejor habría que replantear la afirmación.



5

10 años después de Devil Wears Prada.

Aunque en México se estrenó hasta septiembre, esta semana toda la fashionósfera celebra el décimo aniversario de Devil Wears Prada, uno de los varios factores que contibuyó a que -aproximadamente hace diez años ya- la moda se pusiera de moda. 

A estas alturas, ya lo sabemos todo sobre la cinta. Sabemos de memoria el discurso sobre el azul cerúleo y una docena de frases de los protagonistas, sabemos que la oficina de Anna Wintour sí estaba decorada como la de Miranda y sabemos que su manera de hablar está inspirada en Clint Eastwood. Sabemos que Andy consiguió el trabajo por el que un millón de chicas matarían... y luego renunció a él. 




Casi diez años después, Anne Hathaway volvió a conseguir el trabajo por que el un millón de chicas matarían y no tiene nada que ver con trabajar para una de las personas más respetadas en su propio campo. Es más, precisamente tiene que ver con no trabajar para nadie. 

Tal vez te suene menos el nombre de Jules Ostin y no te sepas de memoria ni una sola de las frases de The Intern. Y aunque esta otra película no ha supuesto el hito cultural que supuso Devil Wears Prada, no deja de ser interesante que sea la misma actriz quien encarne, de nuevo, a la joven mujer exitosa que tiene el trabajo que todos quieren.

10 años después, solo quienes están pasadas de moda siguen soñando con tener un jefe, un horario de oficina y la obligación de contribuir a la marca de otros. Todo el mundo quiere ser su propia marca, de ahí que las editoras de moda hayan dejado de estar detrás de cámaras y se hayan colocado delante de la cámara de su smartphone. Es más rentable tener un blog exitoso que ser una empleada de nivel medio en una publicación especializada. Es más prestigioso, inclusive. 

La mujer en The Intern no es la jovencita que representa Andy Sachs. Es una mujer que ya creció, que tiene familia, un hijo y una casa en lugar de un depita. Ya no es una veinteañera que brinda con sus amigos "por trabajos que paguen la renta". Es reconfortante trazar esa línea porque puedes confiar en que a ti también te va a pasar (es muy posible que te pase). Pero los sueños colectivos cambian. Todavía queremos "las botas Chanel" pero diez años después tenemos diferentes ideas de cómo conseguirlas. 




Jules Ostin "inventa" el trabajo de sus sueños. O si no lo inventa, lo fabrica, lo materializa para ella a partir de lo que otros inventaron. En la vida real, sería la historia de Net-a-Porter o Nasty Gal, la de alguien que vió el potencial de un espacio vacío, tuvo una idea y la llevó a cabo. Paralelamente, la cinta trata los problemas que trae consigo tratar de organizarse la vida de maneras que supongan algo distinto al esquema preestablecido. Algo tan simple como "¿quién se queda con los niños?" resulta que no es para nada simple. Tan solo tener un trabajo que te de la posibilidad de preguntar si alguien se queda con los niños -en vez de obligatoriamente enviarlos a la guardería a los tres meses- ya lo vuelve un trabajo "por el que un millón de chicas mataría". 

10 años después, Devil Wears Prada sigue siendo -por supuesto- una de mis películas favoritas, pero ya no es mi fábula laboral/cuento de hadas favorito. Para bien o para mal, el mundo y nosotras mismas hemos cambiado.




2

La mejor época del año para las adictas al maquillaje.

Hasta hace unos años, tenía solamente una época favorita del año: Navidad. Por muchas razones, no nada más por la fiesta en si. Navidad implicaba días libres del trabajo, época de mandarinas, rebajas, mi cumpleaños que cae cerca... entre otras cosas.

Con el tiempo mi calendario ha ido cambiando. Antes odiaba la época de lluvias porque siempre tenía que hacer cosas en la calle y siempre me agarraba un aguacero. Ahora que trabajo en casa y no tengo que salir si no se me da la gana, la época de lluvias me gusta mucho más porque me da pretextos para ponerme a ver Netflix.


 El aspecto de esos labios se consigue con Rouge Interdit Vinyl, el último lanzamiento de Givenchy

0

Hallazgos.

La semana pasada fuimos a la Heladería Nómada que está en La Condesa. Me encanta que estén de moda los helados porque siempre he sido muy fan y cuando llegue a vivir a la Ciudad de México siempre me pareció que no había muy buenas opciones de heladerías...

Mis nuevos favoritos son Helado Oscuro, La Pantera Fresca y Nómada, bastantes diferentes entre sí. Los de Nómada saben a helado de pueblo... súper naturales, saben a los ingredientes que tienen y ni colorantes les ponen. Me encantaron. 

Celebro las opciones porque en serio a la Ciudad de México le faltaban buenas heladerías. 



¿Conocen esa frustración de cuando buscas algo y no lo encuentras en ningún lado? Antes de la era de la moda en internet, cuando leía revistas, más de una vez quise comprar algo que vi en un anuncio y nunca lo hice porque no se podía. Unos calentadores de Lacoste eran un objeto imposible de encontrar en una tienda. No estoy tan segura de si la cosa empeoró cuando empecé a leer blogs. Tal vez ya tenía claro que eso que veía en la pantalla era algo que no iba a encontrar en ningún lado. 

Afortunadamente ya se pueden comprar muchas cosas en línea y eso ayuda a reducir las frustaciones.  Me pasaba mucho con los lentes de sol, que son de esos pocos artículos que puedes ver en una pasarela y después, de hecho, puedes pagarlos. Marc Jacobs, Miu Miu o la marca del momento (Gucci) siempre incluyen en sus desfiles lentes de sol para las que no podemos hacernos con un vestido. Es bonito saber que puedes tener un trozo de la pasarela de, en este caso, Tom Ford. 

***

En la imagen: Postre al plato con helado de frambuesa y complementos de Heladería Nómada. Lentes de sol Tom Ford vía Lentes World (échale un ojo a la selección, por ejemplo, de Carrera, ¡toda la tienda tiene envíos gratuitos! Y si vives en Colombia también puedes comprar). Pulsera Alex & Ani (con charms y piedra de nacimiento, exclusiva de Palacio de Hierro). Labial Studded Kiss de Kat Von D, exclusivo de Sephora.




2
Ir arriba