2.23.2015

Más respeto, señoras

Al parecer, la ceremonia del Óscar de este año fue "la más feminista" de su historia. Ya he visto suficientes ceremonias como para saber que suelen ser temáticas: este año somos buena onda con los negros, este año con los latinos, este otro todos ensalzamos a la familia en nuestros discursos de agradecimiento, etcétera...

Así que este año nos tocó a las mujeres. A mi hace mucho que dejó de interesarme la entrega de premios como no sea por los lols y, por el contrario, ahora me la paso mejor viendo las transmisiones de alfombra roja... because vestidos. 


Mea culpa: alguna vez fui una blogger novata e hice listas de mejor y peor vestidas. Ya no las hago. Ni las leo. A veces me gusta saber lo que opinan los expertos (los verdaderos expertos) y no me molesta el barullo en tuiter tomándolo cómo lo que es: una larga lista de "me gusta-no me gusta". La mayoría de los tuits sobre quién "acertó" y quién no reflejan el gusto más o menos refinado de quien lo haya tuiteado y eso está bien, todos tenemos una voz. Lo que si es chocante es que muchos pretendan que su voz es la voz de la razón única y verdadera. Hueva.

Comentario hallado en un post en The Cut

Veo las alfombras rojas porque me gusta ver vestidos y porque me gusta copiar ideas. Y al día siguiente veo las fotos en internet porque hay acercamientos a las joyas. Me gusta ver joyas y poner las fotos en Pinterest. Es un pasatiempo frívolo, barato e inofensivo.

La entrega del Óscar no trata sobre el cine, trata sobre la industria norteamericana del cine mainstream (ya hubo el año temático del cine "independiente", en 1997). La alfombra roja del Óscar tampoco trata sobre el cine. Trata sobre una industria multimillonaria a la que no le importa la belleza interior: la moda. 

 Yes, because that's really what this whole multibillion-dollar industry is all about, isn't it? Inner beauty.

Este año algunas actrices hicieron campaña para que, a su paso por la alfombra roja, les preguntaran otras cosas que no tuvieran que ver con sus vestidos. La cuestión es que, como bien apunta The Cut, para cuando llega ese día ya les han preguntado todo sobre sus películas y sus planes a futuro. ¿Que a los hombres no se les pregunta sobre sus smokings? ¡Pues no, porque los smokings son aburridos! (Bueno, no son, pero la diversión del smoking es para especialistas). Es una cuestión de locación: a una senadora en un acto público no se le pregunta por su ropa, a una actriz en una alfombra roja, si.

Reese Witherspoon se hace el auto-manicam en su cuenta de instagram #AskHerMore

¿Porqué? Porque la industria del cine mainstream hollywoodense no es un tema más serio que la industria de la moda y si alguien va a pasar por la Red Carpet con un vestido de Tom Ford yo esperaría que mostrase un poco de respeto por la profesión del señor Ford y por la industria de la moda en general, especialmente si también vive de ella.



1 comentario:

Tones Template | Designed by Pink + Lola