El maratón neoyorkino de las compras de aparador

El año pasado Héctor y yo viajamos a Nueva York. Ahora tenemos muchas ganas de regresar pero también tenemos una hija que no recibirá su vacuna del sarampión hasta que tenga un año y antes de eso no pensamos poner un pie en Estados Unidos (gracias, antivacunas del mundo).


En lo que extrañamos Nueva York, revivimos el viaje catalogando fotos. Ya se imaginarán que mi marido fotógrafo es como un turista japonés así que volvimos a casa con muchos, muchos kilobytes de imágenes. 


Nunca había estado en Estados Unidos y nada podría prepararme adecuadamente para lo que significa estar de compras allá. Es apabullante y adenalínico. Yo, que suelo ser tan mojigata con mis finanzas personales, terminé aplicando la máxima de los viajeros gastones "el que convierte no se divierte". 


Y es que todo empieza desde los aparadores, tan abundantes y luminosos. Y tan tentadores. La boutique Benetton de la Quinta Avenida tenía este enorme letrero de 50% menos en toda la tienda. ¡En toda la tienda!


Entramos, pues. Como en ese entonces escribía para la marca, conocía perfectamente la colección incluyendo las prendas que no llegaron a México... y que ahí estaban, todas ellas, en todas las tallas, a mitad de precio. 


En la meca del consumo entendí aquello de que ir de compras es mi cardio


Luego, los fondos no son infinitos y en muchos sitios nos limitamos al window shopping y a hacer fotos. Montones de fotos. Quisimos compartirlas en el blog porque, al final de cuentas, con quién sino con ustedes podríamos compartirlas.


No por nada montar aparadores es algo que se puede aprender en una escuela.



¡Ay, qué ganas de volver!


3 comentarios

  1. Y qué compraste Botica, no nos dejes así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Benetton compré un vestido y la revista Colors. En Barnes & Noble compré una Vogue Italia -la revista más cara que he pagado en mi vida, por acelerada-, también me compré unas Martens y unos lentes de sol, un tinte azul Manic Panic que no he usado, un peluche de Mr Magú (tampoco yo me lo explico). ¡Era mi cumpleaños numero 35!

      Eliminar
  2. wwwwwwwwaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhh
    Creo que en Dr.Martens hubiese dejado hasta mi alma ... jajaja :)
    Me encantaron las fotos!

    ResponderEliminar

Back to Top