La noche en que nació Bebita Pop (parte dos)

(La primera parte de este post está aquí).


El cine me (nos) ha llenado de ideas sobre lo que pasa en los nacimientos. Se te rompe la fuente de imprevisto, cuando menos te lo esperas, y luego todo son prisas y carreras y caos universal. Mi ginécologo, un hombre serio en apariencia pero con un sutil y refinado sentido del humor, se la pasó queriéndome decir que no, que nada nos iba a agarrar de sorpresa. Y así fue. El día que nació mi hija amaneció como cualquier otro día, Héctor y yo fuimos al consultorio, el doc nos dijo "nace hoy" y nos dijo que fuéramos a comer algo y luego con calmita nos veíamos en el hospital. Nos dió tiempo de regresar caminando a casa, comer, hacer llamadas telefónicas y hasta de actualizar facebook.

En el post anterior me quedé en la parte donde las contracciones eran muy dolorosas, por ahí de las 7 de la tarde. Cuando el anestesiólogo llegó (tráfico de viernes en la ciudad de México de por medio) yo le había prohibido a Héctor que siguiera sacando fotos porque hasta oir el clic de la cámara me dolía -menos mal que no me hizo caso-. Luego, una inyección directamente a la médula espinal. Comparado con el dolor de las contracciones, esa inyección fue un pellizco.

En algún momento leí que con la epidural puedes perder toda la sensibilidad en la parte baja del cuerpo e incluso la fuerza necesaria para expulsar al bebé por el canal de parto. Yo no perdí ni una cosa ni la otra. Seguí sintiendo todo mi cuerpo sólo que el dolor se mitigó y pude empezar a disfrutar la experiencia. 

Mi parto fue una fiesta. Otra vez, no quiero confundir a nadie. En ningún momento dejé de sentir el rigor. No fue un paseo por el campo (por algo se llama "trabajo" de parto) pero nunca me sentí abandonada o temerosa, tampoco sentí la proverbial falta de respeto que muchas mujeres relatan de sus experiencias hospitalarias. Todo lo que escuché fueron instrucciones precisas y porras (desde "lo haces muy bien" hasta "Héctor, deberían tener ochos hijos, tu mujer está hecha para parir"). Si tuviera que usar un solo adjetivo para describir mi parto, diría que fue divertido. ¿Divertido como ir de shopping o como la montaña rusa? me preguntó @bere_jh. Como la montaña rusa. Sientes el peligro pero sabes que no te va a pasar nada. Fueron horas intensas y llenas de alegría.

Cuando llegó el pediatra me pasaron a la sala de expulsión. Traté de poner la mayor atención posible en lo que estaba pasando: un trabajo en equipo preciso, cargado de emoción. Todos atentos y ocupados pero nada solemnes, hay sonrisas que salen en las fotos. Aquello era un gentío (Héctor, tres médicos y me parece que tres asistentes) y el sitio estaba lleno de energía. Respira, puja. Tres pujidos bastaron.

Entonces escuché el llanto de mi hija. El pediatra, quien había estado brincoteando por todos lados y usando la cámara de Héctor para tomarse selfies con las enfermeras, se transformó en un hombre delicado que con agilidad revisó los reflejos de mi hija y me la puso en el pecho, me dijo que le hablara y la besara, que la mirara a los ojos. Nunca voy a olvidar la primera mirada de ella, extraviada e intensa a la vez, enorme. "Hola, bebé. Yo soy tu mamá. Soy tu mamá" y el contacto con su piel nueva.

Tuve suerte, quizá. No sólo porque no hubo ninguna complicación y porque a lo mejor mi cuerpo si está hecho para parir. Tuve suerte porque se hicieron cargo tres doctores que disfrutan su trabajo. Fue estupendo ser tratada con tanto cuidado y con tanto amor, recibir instrucciones tan precisas a cada momento, sentir como Héctor fue incluido en el proceso. Mi parto con "un poquito de ciencia" fue perfecto.

Decidí escribir estos posts porque mis amigas me han preguntado cómo fue la experiencia. También porque he escuchado comentarios sueltos sobre el miedo al dolor de parir y porque los partos como el mío (hospitalarios y medicalizados) son los que tienen peores relaciones públicas. Se da por sentado que este tipo de parto se ha impuesto mayoritariamente y todas las demás opciones son las alternativas que se salen de la regla y un poco por ende son mejores alternativas. Ya sé, cada quien habla de cómo le fue en la feria y a mi me fue muy bien. Si tuviera oportunidad de cambiarle algo a mi parto no le cambiaría nada. Nadita nada.

Al final, lo que me parece fundamental es estar informada pero informada en serio. Decidir lo que quieres. Confiar en quién sea que esté a cargo. Esa fue mi verdadera buena fortuna.

***

Como cereza del pastel, estuve encantada de que los tres médicos que nos atendieron son egresados de la UNAM. Qué le hacemos, uno que siente cariñito por el alma máter. Espero que ellos me atiendan en el embarazo y parto de mis ocho hijos (dicen que el quinto es gratis).

Por si a alguien le sirve o le interesa, los doctores que menciono en los posts son Mario Martínez Ruiz, ginecólogo y obstetra (más info aquí); Enrique Tovar, anestesiólogo (info) y el neonatólogo Rodolfo Rivas (info). Con Rodolfo seguimos yendo a cita cada mes, siempre llega al consultorio en un caballo blanco como su bata (¿o quizá es un Audi R8?), es alto y fornido como Christian Grey y cada vez me vuelve a mencionar las bondades de la leche materna. Puedes seguirlo en twitter aquí.



6 comentarios

  1. Boti, desde el primer post me quedé enganchada. Soy de esas que tiene miedo a parir, al dolor (especialmente), a tener que responsabilizarse por un hijo el resto de su vida, etc... Pero tu post (este especialmente) me ha cambiado toda perspectiva que tenía de ese momento. Además no soy de leer post de madres, pero la perspectiva que le has dado a tu embarazo/nuevo rol ha sido increíble... no has cambiado tu personalidad y solo la has adaptado a esto.

    Felicidades nuevamente y #BebitaPop tiene un gran ejemplo!

    Saludos,

    Reina aka @elburdel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy convencida de que, si alguien no tener hijos, nadie debería presionar y ni siquiera cuestionarlo. Tenerlos debería ser una soberana decisión y nadie pero nadie debería cuestionar a quién no quiera (tampoco es como que hagan falta más niños en el mundo). No pretendo volver este blog un blog de mamás pero lo cuento igual que he contado tantas cosas aquí, desde trámites de visa hasta renuncias laborales. Muchas gracias por tu comentario, Reina, es muy lindo.

      Eliminar
  2. Muchisimas felicidades!! Me Pongo a tus órdenes con pañales de tela en diferentes modelos ;)
    Avbportugal_15@hotmail.com
    5514589450 WhatsApp

    ResponderEliminar
  3. Si algún día tengo un hijo, quiere tener esa actitud, en lo personal se me hace muy complicado lidiar con madres monotemáticas y tú haces parecer algo tan complicado tan natural, definitivamente eres una mamá súper cool, ya quiero ver a #BebitaPop con sus tutus. Abrazos y muchas felicidades.

    @SritaMicho

    ResponderEliminar
  4. Tus post de la bebé son la cosa más linda del mundo, se te nota la felicidad en las letras. Felicidades, paciencia y amor a tu familia chiquita. #BebitaPop es hermosa

    ResponderEliminar
  5. ay :') muero de amor por bebitapop, qué experiencia tan maravillosa.
    Creo que todas (las que decidieron ser madres) merecemos una experiencia así.
    Felicidades de nuevo (muy tarde, lo sé, pero felicitaciones llenas de buena vibra)

    ResponderEliminar

Back to Top