El rey volvió en lunes

En su última etapa en Dior Galliano parecía aburrido. Cada nueva colección parecía un forzado ¿y ahora qué le hago a la chaqueta bar? Quizá menos tramposo que Lagerfeld quien no ha tenido empacho en presentar lo mismo una y otra vez cambiándole el paisaje, el Dior de Galliano parecía haberse convertido en una suerte de camisa de fuerza para el mismo Galliano. Los acontecimientos posteriores y el derrumbe emocional del diseñador nos dejaron saber cuán grave era la situación.


El regreso de John Galliano a la alta costura, tan espectacular por ser precisamente en una casa como Margiela, ha sido uno de los acontecimientos más ansiosamente anticipados en el tiempo que llevo como fashion blogger y no ha defraudado. Estoy por sentarme a leer seriamente las críticas de la colección pero mi primera sensación es que el aplauso fue casi unánime (Tim Blanks dice que todos los asistentes al desfile lloraron al final).

John Galliano está de regreso con toda la fuerza creativa que le consiguió el status de genio a finales del siglo pasado y lo hace demostrando que no sólo es capaz del Dior que le conocimos. Se apoderó del ADN de Margiela y lo fundió con el suyo propio, entregando una colección espectacular llena de piezas totalmente comerciales como un vestido rojo de escote en la espalda o unos simples shorts de mezclilla. En ella hay todo: herencia y archivo de ambas pero también cierta novedad, sin dejar de lado los códigos puros de la verdadera alta costura. Por ahora queda ver si el diseñador es capaz de sostenerse en las siguientes temporadas, cosa que por el momento yo no dudaría.
 
El desfile de ayer me hizo sentir nostalgia por McQueen y la emoción de esperar cada uno de sus shows. Así de inspirador me ha parecido.

Puedes ver la colección completa aquí.



6 comentarios

  1. El trabajo creativo es uno de los más difíciles pero al mismo tiempo uno de los más satisfactorios.

    Las personas piensan que ser creativo sólo es responder a un instinto casi epifánico, vamos, hacer lo que se te ocurra al momento y no. El trabajo creativo requiere de una mente bastante saludable para poder abstraer, plasmar y crear; John Galliano, como bien mencionas, ya no estaba saludablemente inspirado en sus ultimas temporadas en Dior. Había convertido todo su poder y conocimiento en un garabato que consistía en añadir, mover, cortar y pegar. No existía esa imaginación teatral, sólo drama infinito que conmovía, pero no inspiraba.

    En Margiela se ve diferente: fresco, renovado e inspirado. Deja hilachos de imaginación en cada prenda y se adapta naturalmente al ADN de la marca. No defrauda. Es todo lo que esperamos de él pero evolucionado, cuidadoso y menos a lo loco.

    Leí tu tweet cuando te despertaste a escribir y esperé toda la mañana a que publicaras.

    Beso, Boti Mom.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando estudiaba teatro, siempre me maravilló ver los trabajos de dirección de mis compañeros: siempre eran iguales a ellos... elegantes, fodongos, raros, bonitos. Siempre. Una de las mejores cosas de esta colección es ver que Galliano está nuevamente creativo y tan sano como puede estarlo un genio loco como él. Sus antiguos jefes lo explotaron hasta que tronó (y él se dejó, claro). Es bonito ver una colección emocionante, para variar. Últimamente escasean.

      Eliminar
  2. Aplaudo tu post por múltiples cosas, primero, es totalmente acertado, sigo viendo el ADN de la casa Margiela con la inclusión de Galliano mismo, coquetean un nombre con el otro, pero respetan sus límites, segundo, me siento exactamente igual que tu en cuanto al trabajo repetido una y otra vez de Lagerfeld y por último creo que si, Galliano en Margiela Artisanal llena un poquito el huequito de McQueen.

    Saludos, hermoso post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! :3
      Lo de Lagerfeld me gusta, mucho, pero no me emociona. Es muy bonito y Lagerfeld domina el oficio como nadie.
      El último pase de Margiela (el vestido rojo con la máscara) es bastante Mcqueenesco ¿no? Claro que nadie se acerca nada a la maravilla de las puestas en escena de McQueen. Siempre me pongo triste cuando pienso que se murió tan joven.

      Eliminar
  3. Me encantó tu post. Ya no había leído nada de Galiano. Me da gusto verlo de regreso y con esa colección ya genial.

    ResponderEliminar

Back to Top