Sin ellos no hay feminismo que valga.

Me refiero a los hombres, claro está. Sin nuestros compañeros (novios, esposos) y sin nuestros amigos, papás, hermanos, compañeros de trabajo como aliados, el feminismo se vuelve pura batalla sorda, furia y enojo.

Escribo esto porque acabo de leer el discurso que Emma Watson dió en la ONU. Son palabras, pero reconfortantes palabras.

Decidí que soy feminista. Últimamente he visto que la palabra es impopular. Hay mujeres que eligen no identificarse como tales porque les parece poco atractivo, demasiado agresivo y porque ellas "no están en contra de los hombres".

Yo misma lo he escuchado de personas conocidas "soy humanista porque creo en la igualdad" (asumiento que el feminismo se trata de conquistar privilegios para las mujeres a costa de los hombres) "no soy feminista porque no soy una víctima de la sociedad". El caso queda perfectamente ilustrado con el tumblr Women Against Feminism (por supuesto prefiero la versión gatuna).

Entiendo porque resulta difícil, para algunos, entender la igualdad a la que se refiere el feminismo. Lo que me cuesta trabajo entender es el cliché de que las feministas son gordas, feas y peludas, qué se yo. Y de pronto llega alguien que se ve así:


Y dice algo como hombres, me gustaría extenderles una invitación formal. La igualdad de género también es asunto de ustedes. Yo he visto como el rol de mi padre ha sido menos valorado por la sociedad que el de mi madre. He visto hombres jóvenes incapaces de pedir ayuda porque eso los hace menos hombres. A los 18 tuve amigos hombres incapaces de expresar sus sentimientos.

No nos gusta hablar de los hombres siendo prisioneros de estereotipos de género. Cuando ellos estén libres, las cosas cambiarán para las mujeres como una consecuencia natural. Si los hombres no tienen que ser agresivos, la mujeres no estamos obligadas a ser sumisas. 

Personalmente, del feminismo me resulta fascinante su posibilidad de ser una lucha pública y privada. En el ámbito de lo privado, es cierto que no soy una víctima de la sociedad. Yo elegí libremente a mi compañero -él me eligió también a mi- y hemos construido un hogar donde los dos trabajamos porque amamos hacerlo y si uno está sepultado bajo bomberazos freelanceros el otro cocina y lava los platos y ya está. Mi hogar igualitario no podría existir sin el feminismo de otras mujeres antes que yo pero tampoco podría existir si Héctor no fuera como es: un aliado y un igual.

Me emocioné con el discurso de Emma Watson porque está libre de resentimiento o furia, porque viene de alguien que se reconoce como una privilegiada, tal y como lo somos muchas de nosotras, y eso no le hace olvidar que no todos estamos en el mismo lugar.

Si lo quieres leer completo lo tienes en Vanity Fair, está inglés pero si encuentro una versión traducida actualizaré este post.

Actualización: Ya está la versión completa del discurso en español y la puedes leer en Runway Rider



3 comentarios

  1. Me gustó mucho este post, Botica (como siempre). Suscribo todo. Sobre todo la parte de aquellas que deciden no asumirse feministas (o que, de plano, lo ridiculizan y menosprecian) (ejemplo horroroso: https://cangrejovna.wordpress.com/2014/06/17/porque-no-apoyo-la-literatura-para-mujeres-10-puntos/) por no "ser víctimas". Es necesario el uso del privilegio para destruir el privilegio, como bien dices.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me quiero sacar los ojos con el post de esa muchacha. Pero me puse a ver más .gifs animados de Emma Watson y ya el mundo es bonito otra vez.

      Eliminar
  2. A mi me encanto el discurso, la naturalidad con que lo ha dado y creo que much@s nos identificamos. Gracias por el post que también , como siempre, esta buenísimo!!

    ResponderEliminar

Back to Top