9.15.2014

Lo que Joan Rivers nos dejó.

(Esto no es un obituario. Joan Rivers murió hace más de una semana y eso en tiempos de internet es tanto como una era geológica, sin embargo estoy queriendo escribir este post desde entonces y no se me va ir).


Nunca fui demasiado fan de Joan Rivers y en los últimos días descubrí con asombro cuántas pasiones levantaba. Cómo sus fans la amaban y cuántos de mis contactos la detestaban. Y es hasta ahora que entendí algo importante. 

Yo la conocía únicamente como host de Fashion Police y me parecía hilarante. Muy malvada, pero hilarante. Y no sabía como justificar la existencia de ese programa porque en los últimos años no respeto mucho los juicios de Do y Don't y porque me parecía ridículo tener a Kelly Osbourne juzgando el estilo de nadie pero aún así me parecía un gran programa porque con cada frase de Joan no podía dejar de reir.

El sentido del humor de Joan Rivers era como el de los gueyes de Top Gear. Honestamente, me reí muchísimo con aquel episodio del Mastretta. Era ofensivo -muy ofensivo- pero absolutamente gracioso. ¿Cómo te carcajeas mientras alguien está diciendo que tu comida de todos los días es vómito con queso? Pues así.

Lo que entendí apenas, es que Joan Rivers era comediante, no era crítico de moda. Esas son (du'h) dos profesiones bien distintas. Suzy Menkes es crítico. Cathy Horyn es crítico. Joan es comediante y lo fue toda su vida. Lo suyo era la burla y no sólo hacia las celebridades sino también hacia sí misma, en el más puro espíritu de la comedia de stand up, y era increíblemente buena en lo que hacía.

El problema es que sus imitadores se hacen llamar "críticos" a sí mismos. Existe toda una escuela de supuesta crítica de moda que tomó lo peor de Fashion Police: el "juicio". Desde programas de televisión hasta blogs grandes y blogs minúsculos pasando por revistas especializadas o no. Un alguien se pone en una tribuna y desde ahí juzga con mayor o menor conocimiento o supuesta autoridad lo que otras personas eligen para vestirse y ¿saben qué? Eso apesta. Apesta porque eso ha vuelto tremendamente aburridas las alfombras rojas actuales en las que las celebridades temen el juicio popular, apesta porque vestir bonito y saber de moda son dos cosas que pueden o no ir juntas, apesta porque la moda no son matemáticas y no se puede aplicar un criterio unívoco a las elecciones de vestir de la gente. 

La comedia tiene sus propias reglas y los bufones medievales, también llamados locos, tienen permiso colectivo para decir lo que sea pero hace falta talento y una inmensa capacidad de ridiculizarse a sí mismo. La crítica de moda es otra cosa y poco tiene que ver con declarar si fulanita "acertó" o no al ponerse determinado vestido. Joan Rivers era pues, comediante, y era muy buena en lo que hacía. Es una pena que todos sus malos imitadores a) no sean ni de broma tan buenos como ella b) piensen o hagan pensar que hacen crítica y no comedia. 

Descanse en paz, Joan Rivers. Y gracias por las carcajadas.

Por cierto, si les interesa hay un documental sobre ella en Netflix. Se llama A Piece of Work y es precisamente de antes de Fashion Police.



3 comentarios:

  1. ¡Hola! Estaba buscando bloggers de México que sean una inspiración y me he encontrado con tu blog, me encanta!
    Un beso desde España ;) www.misspersonalchopped.com

    ResponderEliminar
  2. wow, así es los que creen que es crítica están equivocados, humor puro !!

    ResponderEliminar
  3. Pero es que así somos los seres humanos... críticos... Y si no podemos criticar lo que se ponen las celebridades en las alfombras rojas pues que sentido tiene? Sería muuuyyy aburrido la verdad. En cuanto a Joan Rivers yo AMABA a esa mujer. Su humor mordaz y agudo eran mi delicia en cada Fashion Police. Y en cuanto a quienes la acompañaban en el show si son expertos o no en moda al menos eran más entretenidos que ver el drama frívolo e incipiente de las Kardashian. Excepción es el Fashion Police México... NO soporto al Villalobos y a la Peralta.

    ResponderEliminar

Tones Template | Designed by Pink + Lola