De Kickstarter a México: calzado híbrido Crosskix

Últimamente me he convertido en una talibana de la comodidad. En general nunca he sido muy de la filosofía de que hay que sufrir para verse bien pero, vamos, a veces es difícil resistirse a unos bonitos tacones.

Con el tiempo he aprendido que lo bonito (o lo interesante) y lo cómodo no tienen porqué estar peleados. Tengo unos Tribute de YSL altísimos que definitivamente no son para caminar largas distancias pero con los que puedo estar horas y horas en una fiesta y jamás cortan la piel o sacan ampollas... Vaya, ni siquiera cansan el empeine. Tengo dos pares de botas Dr Martens con las que puedo andar todo el día si tengo una jornada llena de cosas qué hacer fuera de casa. Estoy feliz de que estén de moda los tenis (blancos o de colores) y las Birkenstock. 


Con el tiempo, les digo, he depurado mis elecciones de calzado al punto de que ahora tengo muchos menos pares que antes pero los que tengo me gustan mucho más. Hoy día no quiero tener pares que no me pongo; estoy tratando de que los clásicos "son preciosos pero me matan" ya no ocupen espacio en mi clóset. Y es justo eso lo que me deja espacio para experimentar, que fue lo que decidí hacer cuando recibí estos Crosskix.

Si te parecen "raros" es porque lo son. Es decir: son poco habituales. Se trata de un calzado híbrido, súper ligero y suave que puedes mojar y sirve hasta para correr maratones. Yo no corro maratones pero si soy mucho de caminar y como acabo de ir a la playa, los usé para recorrer kilómetros sobre la arena, sin exagerar. No pesan nada, se ajustan al pie gracias a su cinta de velcro, son flexibles y permiten que la piel respire. Pasaron la prueba talibana de la comodidad, pues.


Los míos son rosas porque como dicen mis amigos, llevo una Elle Woods por dentro, pero hay de colores más sobrios (y más encendidos) porque hay para mujer, hombre y niños. Puedes echarles un ojito en su página oficial o directamente comprarlos en Facebook. También puedes seguirlos en sus redes sociales: @crosskixmx en Twitter o Instagram.

Las fotos de este post fueron tomadas en mi hotel favorito de todo el mundo: Casa Pan de Miel, en Mazunte, Oaxaca. El post correspondiente está publicado en Los Tocinantes.




2 comentarios

  1. Aiss yo tambien me he vuelto una comodona jaja, amo las zapatillas son tan comodas jaja besitos

    ResponderEliminar
  2. Ciertamente se ven muy cómodos y el diseño me encanta, buena opción para ir relajada, saludos

    ResponderEliminar

Back to Top