Jean Paul Gaultier en México.

A estas alturas no les estoy dando ninguna noticia pero no quería dejar pasar sin comentar la visita de Jean Paul Gaultier pues fue muy notable, por muchas razones. 


¿Qué otro diseñador podría estar a la altura de celebridad de Gaultier? Dificilmente alguno además de Karl Lagerfeld; quizá -sólo quizá- Marc Jacobs. Por trayectoria y por alcance mediático, ya casi no quedan diseñadores tan famosos. Gaultier pertenece a una generación anterior que no se va a repetir: la de Lacroix y Galliano, los diseñadores rockstars que son su propia marca y no un ocupante temporal de una silla en el eterno juego de las sillas que es, hoy dia, la moda global. 

Mi medidor de fama es tan empírico como sencillo y eficaz ¿si le pregunto a mi mamá, sabe de qué estoy hablando? Aún más lejos ¿Y si le pregunto a mi papá? Mi papá sabe el nombre de tres modelos y ni una más: Cindy, Claudia y Naomi. Si le digo "Jean Paul Gaultier" también sabe de quién estoy hablando.


Lo anterior explica las infinitas selfies para las que posó, siempre con buen humor, el célebre diseñador en su reciente visita a México. Todos querían una foto con la celebridad. Sin ánimo de censurar a quienes se tomaron la foto pues entiendo la emoción del momento, hay un consejo que me dió un amigo tiempo atrás. Este amigo actor trabajó en Apocalypto, la película. Cuando regresó de Veracruz alguien le preguntó ¿Y te tomaste la foto con Mel Gibson? "No" Contestó mi amigo. "O eres su colega o eres su fan, no puedes ser las dos cosas".  Ese es un lugar en el que cada uno decide colocarse: eres un colega de Gaultier (es decir, un profesional de la moda, de la manera que sea) o eres su fan. Si eres su fan por supuesto no desaprovechas la oportunidad de oro de hacerte una selfie con él.


Gaultier fue encantador a cada momento y eso es totalmente admirable. Dio una lección magistral tanto de sencillez como de grandeza. El hijo de la secretaria y el contador, que nunca fue a la escuela de diseño, un grande de la moda del siglo XX y XXI, sólo tuvo cosas agradables que decir sobre México, sin decir ninguna mentira. Hay gente que prefiere regocijarse en todo lo malo y sus enunciados son un rosario de descalificaciones. Alguien como Gaultier prefiere fijar la mirada en todo lo gozoso. 

Un momento maravilloso en la conferencia de prensa fue cuando le preguntaron qué tips para vestir daría a las mexicanas. Gaultier respondió yo prefiero no decir "debes" vestir de tal manera, es mejor probar que te conviene, cada persona es diferente y no es bueno hacer una reducción a un solo estilo. Y siguió con los diseñadores están para proponer, para escuchar lo que necesita la gente para la vida de hoy y responder a eso con sinceridad. Un diseñador debe responder a las relaciones entre la gente, a cómo bebe, a lo que come. Es un servicio. 


Personalmente me quedo con eso, una visión de la moda que hace que valga la pena dedicarse a esto.





1 comentario

  1. Hermosas fotos, me encantó eso de "Eres su colega o eres su fan, no puedes ser ambas"

    ResponderEliminar

Back to Top