Cómo usar: Perlas bronceadoras.

Normalmente las perlas bronceadoras están fabricadas con micropigmentos de maquillaje. En el caso de las de Oriflame se trata de maquillaje mineral (sin químicos, conservadores, talco o aceites) que no obstruye los poros y cuya función es aportarle luminosidad natural a la piel.


El paso número uno es elegir un tono cercano a tu tono natural de piel. Quizá te gustaría tener una piel más clara que la que tienes y eso es un error garrafal. Primero, porque tu tono es bonito así como está y segundo, porque si te empeñas en aclararlo con maquillaje el resultado no va a ser halagador. Créeme, a nadie le queda bien el estilo pambazo.

Por otro lado, si intentas oscurecerlo demasiado, como si hubieras pasado los últimos quince días jugando tenis en el caribe, también se va a notar. La idea del maquillaje bronceador es darle un toque luminoso a tu color natural y que brilles siendo tú misma.
Elegido el color adecuado, viene lo demás: usa una brocha pachona como la de la foto. Puedes graduar la intensidad aplicando capas, sólo cuida que no sean demasiadas capas. Lucen mejor cuando las aplicas después de la base, además de que el efecto durará más.


Los polvos bronceadores no son de uso exclusivo para la cara, puedes usarlos en hombros, escote y piernas. Si las usas en el rostro, son ideales para cuando amaneces en un mal día: con resaca, desvelada o esos días en los que por alguna razón no tienes tu mejor cara. Para más detalles de aplicación, aquí las instrucciones paso a paso. Consíguelas en Oriflame.com



No hay comentarios

Back to Top