7.02.2012

sobre la resistencia creativa

Una de las maneras de definir "resistencia" en física es la capacidad de los sólidos para soportar tensiones sin alterarse. Más bonito aún: La resistencia de un elemento se define como su capacidad para recibir esfuerzos y fuerzas aplicadas sin romperse, adquirir deformaciones permanentes o deteriorarse de algún modo. De este modo, hay que distinguir entre "duro" y "resistente". La cerámica es dura... y se rompe con facilidad. El plástico es resistente. Piensen en cuánto da de si el plástico de envolver, el de la cocina, antes de romperse.

La física es muy bonita cuando se trata de entender la vida. Lamentablemente no es mi fuerte pero ¡oigan! eso no le quita lo bonita.

Hace muchos años, cuando me dedicaba al teatro (a hacer teatro y a pensar el teatro) conocí a Kande Mutsaku Kamilamba, ciudadano mexicano de origen congoleño, académico del Tec de Monterrey, poseedor de un sentido del humor inagotable. Kande se dedicaba a estudiar temas relacionados con la negritud, la globalización y el tercer mundo. Su clase era divertidísima y, según sus alumnos, era increíblemente buena. Si lo googleas, encuentras sólo buenos recuerdos de su persona. Kande murió baleado en un microbús.

No era mi intención contarles sobre el profesor Mutsaku Kamilamba, sino sobre una mesa redonda en la UNAM en la que contamos con su presencia, pero qué quieren, no estaba consciente de cuán especial me resulta su recuerdo. La mesa redonda trataba sobre la resistencia. No sobre la resistencia de materiales -porque estábamos en Filosofía y Letras- sino sobre la resistencia política.

(Aquí es donde meto una etimología y pierdo a la mitad de mis lectores, parafraseando al editor de Stephen Hawking. Política entendida como todo lo que tiene que ver con vivir juntos).

La resistencia, pues. Aquella exposición de Kande giró alrededor de las religiones afroantillanas. La santería cubana tiene su origen en la resistencia de los esclavos negros ante la pretensión de sus amos blancos de imponerles el catolicismo como religión. Lo mismo el vudú en Haití. Ahí tienen ustedes que los amos cristianos obligan a los esclavos a adorar al dios de los blancos, el único dios. Los esclavos tenían, grosso modo, dos maneras de resistir: a los madrazos, donde llevaban todas las de perder y la otra manera, más creativa. Ese dios blanco tiene a sus santos, observaron, así que venga pues, adorémosles. Al fin y al cabo, consideraron los esclavos, esos santos cristianos no eran más que manifestaciones de sus propios dioses africanos.

Los blancos creyeron que sus esclavos eran buenos y obedientes al cambiarse a la religión cristiana. Incluso se burlaron llamándoles "santeros" porque le ponían más atención a los santos que al Dios. Los esclavos los dejaron que se burlaran, qué más daba, ellos estaban adorando a sus propios dioses. Yemayá iba ahora vestida de La Virgen de Regla pero seguía siendo la diosa de la maternidad y del mar. Sigue siéndolo, cientos de años después de que los españoles trataron de extinguirla. Ni los esclavos aceptan las imposiciones sin más.

Como la física nos enseña, ser resistente no significa ser duro. Lo duro puede que se rompa en mil pedacitos. La confrontación o la lucha frontal no es ni la única ni, por fuerza, la mejor manera de resistir. En el I Ching, la creatividad es el cielo.


Agradezco a @jairtrejo y @master_dib por ayudarme con lo de la resistencia de materiales. 
Les dije, la física no es mi fuerte, pero si la de ellos.

13 comentarios:

  1. THIS

    "Ni los esclavos aceptan las imposiciones sin más... La confrontación o la lucha frontal no es ni la única ni, por fuerza, la mejor manera de resistir. "


    Gran post.
    Y creo que es de los pocos post en tu blog a los que les entiendo =D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me siento muy honrada de tu visita y tu comentario, Señor Don Nerd.

      Eliminar
  2. Resistencia es lo que nos queda para hacer llevaderos los seis años próximos, porque asi como veo la situación, hay muchos que creen que resistir una imposición es para los que no sabemos respetar las instituciones.

    Felicidades por este post :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podríamos hablar largamente sobre lo que significa respetar las instituciones... si no fuera a ser un diálogo de sordos ;)

      Eliminar
  3. Haciendo de lado la política quiero decir que me he llevado una gran sorpresa con este post, porque me he dado cuenta de que yo no poseo resistencia más bien lo que tengo es dureza y ocasiona que me rompa con facilidad como me acaba de pasar recientemente. Hay días en los que hubiera querido simplemente ser en vez de pieza de cerámica un vil y barato pero resistente Tupperware.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres como es el vidrio: duro y frágil. O como el hielo...

      Eliminar
  4. Muy buen post :D sigue subiendo cosas como estas ;) es lo que hacen de tu blog un blog diferente.

    ResponderEliminar
  5. Excelente, no puede decir más.

    ResponderEliminar
  6. VAMOS MAS CERCA LOS ÑHAÑUS DEL VALLE DEL MESQUITAL DECIDIERON ARMAR LA RESISTENCIA Y FORMAR UNA CULTURA DE RESISTENCIA REMONTANDOSE HACIA LAS ZONAS MAS ARIDAS Y REPLEGARSE DONDE SOLO LAS LAGARTIJAS SOBREVIVIAN Y AHI CREARON TODA UNA CULTURA Y FORMAS DE ORGANIZACION QUE SOBREVIVEN A ELLO, RECUERDA COMO SON, APRENDAMOS DE ELOS EN LOS MOMENTOS DIFICILES DE LA VIDA. EL ROSI.

    ResponderEliminar
  7. Me encantó este post, ¡Muchas gracias por la reflexión! =)

    ResponderEliminar
  8. Resistencia ≠ dureza... tu post me encanta ¡que buena manera de explicarlo! ... a todos nos conmovió la muerte tan violenta de Kande, excelente reflexión Boti, me gusta pasar por acá y leer tú opinión y reflexión, lo original se agradece :D

    ResponderEliminar

Tones Template | Designed by Pink + Lola