No le creas a un blogger todo lo que dice

Llevo pensando este post desde la segunda revolucionaria entrega de la serie La Vida Simple de Yaya. Ultra resumen: Yaya propone dejar de usar champú, después propone cambiar los cosméticos por ingredientes sencillos. Fin. 

Antes de seguir adelante, siento que debo hacer una aclaración. Soy lectora de Acapulco70 y bastante fan de Yaya desde que ella tenía como 130 followers en twitter (ahora tiene 13 mil). Ya sé que suena como chiste de hipsters pero es la verdad y lo que quiero decir es que leo sus posts con interés (un montón de ellos, ya) y sigo con aún más interés sus cambios de estrategia como blogger. Incluso en una ocasión me dirigí a ella con una pregunta sobre precios para publicidad y me respondió pronto, clara y generosamente y le estaré agradecida por siempre. Lo que quiero decir, esto no es nada personal. Sólo que hay un par de ideas extendidas que me dan comezón y su propuesta de abandonar el uso del champú ejemplifica perfectamente la situación. También voy a mencionar a la ultra famosa Garance Doré. A ella no la conozco de nada y no la leo a diario y nunca le escribí un e-mail.

Todo empieza aquí, en El mito del champú. Por si no lo leíste resumo más o menos. Antes de los 30's del siglo pasado no existía el champú y antes de los 70's nadie lo usaba diario. A algún creativo publicitario se le ocurrió pagarle a Farrah Fawcett para que dijera que lo usaba a diario. Ergo, el champú a diario es una necesidad creada. Yaya explica minuciosamente porqué los ingredientes del champú estropean tu cabello y propone una solución, de hecho propone varias soluciones: a) invierte el orden, primero acondicionador y luego champú. b) usa un champú barato en el cabello y acondicionador en el cuero cabelludo y c) lava tu cabello con acondicionador. ¿Alguien ya notó el error en este dibujo?

Ese post se volvió viral. 100 mil personas lo leyeron, dice Yaya. Yo lo ví citado por todo dios en el internet: el sitio de Terra y Smoda y bla. Y nadie notó el error en el dibujo. Cuando yo lo leí, la solución me pareció confusa, hasta que le conté a mi novio y él me dijo ¿entonces qué haces? y yo... ehm. Lavarte. Con champú.

Luego viene el segundo artículo. Las mentiras de la cosmética (aquí). Básicamente sigue la misma estructura que el post anterior. La industria cosmética quiere vender, luego entonces te vende cosas aunque no sirven. La publicidad sirve para que compres más. Un post, en fin, sobre necesidades creadas. Para entonces yo ya estaba sobre aviso y me interesaba mucho leer la alternativa propuesta por Yaya. Sorpresa: ingredientes naturales. Glicerina para hidratar, azúcar para exfoliar, aceite de jojoba. Bien, buena solución... si eres un hippie comeflores que vive en Mazunte. El siguiente paso es comprar grasa de pollo en las rosticerías para saponificar tu propio jabón. No, lo digo en serio.

(No tengo nada en contra de los hippies comeflores). 

Hablemos de necesidades creadas. El cereal para el desayuno es tan popular desde que los productores gringos tuvieron sobreproducción a mediados del siglo pasado y, para deshacerse de ese chingo de cereales, inventaron los Corn Flakes y nos convencieron a todos de que eso era la más saludable manera de comenzar el día. El capitalismo es malvado y hace esas cosas. Ahora ¿desayunar cereal religiosamente porque estás convencido de que es lo mejor para tu cuerpo? ¿En serio alguien lo hace? Yo a veces desayuno Krave porque me gusta la textura del cereal remojado y el centro sabor chocolate pero no me hago ilusiones sobre mi glucosa. Digo esto porque me sorprendieron las reacciones a los posts de Yaya: "¡gracias por abrirnos los ojos!" es un buen resumen de la reacción generalizada.

Si quieres dejar de darle tu dinero a la industria cosmética, comienza a cepillarte los dientes con bicarbonato. Aún mejor, con ceniza de tortilla carbonizada. Y ya que estamos, deja de darle tu dinero a una empresa global que usa el África colonial como inspiración y deja de comprar tenis Nike hechos por niños chinos que ganan 20 centavos de dólar el día (lectura sugerida: No Logo). Ahora ya no estoy hablando de los posts de Yaya, ahora estoy hablando de sus lectores... bueno, nadamás de los que leen sin una mirada crítica.

Ok. Pongamos que el problema no es el dinero que le das a la industria cosmética, si no tu salud. Acá es cuando cito a Garance Doré y su post sobre dejar de lavarse la cara con agua (aquí). Lo gracioso es que la alternativa al agua es... agua de manantial en spray. Vale, estoy exagerando, es eso y dos cosas más que le recomendó su dermatólogo.

El artículo del champú de Yaya se volvió viral. Totalmente. El otro día hablé sobre él en una camioneta llena de maquillistas y peluqueros que escucharon atentamente y dijeron lo que yo esperaba escuchar: cada cabellera es distinta, cada piel también lo es. Ciertamente, la industria cosmética promete muchas cosas pero dista de no cumplir con ninguna. ¿Tu usas crema para el cuerpo? Yo sí. Si no la uso, la piel de mi cuerpo se cuartea y me da comezón, se ve grisácea y tiende a engrosarse. Si la crema para el cuerpo me funciona, sea Vasenol comprada en el súper o la de Marc Jacobs con olor a Daisy, porqué le negaría a la piel de mi cara el alivio que la crema proporciona. Si te preocupa la salud de tu pelo y tu piel, ve al dermatólogo.

Todo esto lo escribo por una razón. Cada vez con más frecuencia voy a escribir sobre productos cosméticos y este post es una suerte de disclaimer. Los productos cosméticos pueden funcionar o no (ninguna crema te va a borrar las líneas de expresión nasolabiales) y las alternativas "revolucionarias" pueden ser buenas para ti o no -pronto nos contarán en Guapología que tal va el asunto de sustituir champú por acondicionador, ya les aviso-. Sea como sea, es necesario ser observador contigo mismo. Abundan las cuentas de twitter que dan consejos de belleza, y ahí hay expertos, vendedores y/o charlatanes. Hace mucho que dejamos de creerle todo a la televisión, o al menos eso creo, y no veo porque le vamos a creer todo al internet. Ponlo todo en duda, prueba y equívocate -o no-, pregúntale a un profesional o a tu mamá, que sé yo. No nos creas a los bloggers todo lo que decimos.

Agradezco a Yaya haber detonado este post y la felicito mucho por lo que ha logrado con su trabajo en Acapulco70. Y no es retórica. Ya que su blog no tiene la posibilidad de hacer comentarios, en cuanto le de a "publicar" a esto, procederé a envíarselo por correo. Tampoco está bonito hablar de las personas sin que se enteren ;) A menos que se trate de una Kardashian o algo así.

16 comentarios

  1. Yaya tiene post cojonudos, pero también tiene cosas mosqueantes! Ahora ya es una "guru" y veremos como termina esto. Flipé con el post del champú pero yo me lo lavo cada día jejeje

    ResponderEliminar
  2. Oye, muy interesante el post. Y por cierto, que miedo le tiene la gente a la publicidad... "nos crea necesidades" Y una mierda.

    ResponderEliminar
  3. Lei el post del champú y he de reconocer que me lo lave con auga ese fin de semana, no duré más de 3 horas con el pelo "lavado fantasticamente" para echarme mil potingues. Cada pelo es un mundo y a mi eso de los no champus no me funcionó. Igual a otros sí!

    ResponderEliminar
  4. Hola Ángeles,

    Gracias por escribir sobre el post. En realidad sólo hablo de 2 opciones: Lavarse el pelo con acondicionador, o si te da pudor, entonces cubrir todo el pelo con acondicionador y usar solo unas gotas de champú en el cuero cabelludo. La otra opción que dices que dije no la dije.

    Yo no inventé esa técnica. En Inglés se llama co-washing y tiene ya algo de tiempo rodando por Internet. Lo que pasa es que no sabía por qué era dañino el champú porque nadie lo explicaba de forma clara. Por eso decidí investigarlo y despues escribir el post.

    Tampoco trata sobre las necesidades creadas nada más. Por eso el ejemplo de los cereales no se ajusta. Usar champú no solamente no es necesario sino que DAÑA tu pelo y es nocivo para la
    Piel. Por eso hago tanto énfasis en el Lauril Sulfato de Sodio en el post.

    Sí tienes razón en que cada piel y cada pelo son diferentes. No a todo el mundo le va bien con el co-washing, otras personas usan bicarbonato y vinagre, la gente que tiene pelo graso. Pero como dije en el post, solo es cuestión de probar. Nadie Necesita corrosivos en su pelo

    Yael

    ResponderEliminar
  5. Sinceramente yo no creo en las necesidades creadas. Creo en las actitudes copiadas y he ahí la proliferación de todos los productos. Las necesidades siempre están ahí, sólo que hay gente muy lista que encuentra productos para satisfacerlas, por más extrañas que parezcan. No es que se haya creado la necesidad de hacer ejercicio y CV directo sea tan listo e invente productos milagro para tornear la figura, más bien siempre ha existido la necesidad de agradarle al otro y creer que estamos bien con nuestro cuerpo y CV directo simplemente lanza productos que funcionen o no, tranquilizarán esa necesidad de gustarle al otro.

    Por otra parte, hay muchas cosas que necesitamos por naturaleza y por SALUD, el hecho de que antes no se usara el shampoo era porque no habíamos descubierto esa necesidad de cuidar el cabello(la necesidad siempre había estado ahí, si no, seguiríamos viviendo con piojos en la cabeza como si nada).

    En fin, ésto es lo padre de ser blogger, que tenemos un espacio para comentar y debatir sin que nadie nos controle.

    Saludos muchos :)

    ResponderEliminar
  6. Ok, no te creo.

    Bueno, lo cierto es que hay algunas falacias en todo esto. Non sequitur, digamos.

    Por ejemplo, aunque esta no es tuya, de que en un punto en el pasado la gente no usara champú, no se sigue que el hacerlo ahora esté mal, o que en algún sentido el usarlo no cubra hoy alguna necesidad. Para el caso particular, me parece que no cubre una, sino diversas necesidades; bien que no sean las que se profanen para procurar su venta.

    Por ejemplo, de que hoy no se consuma cereal en el desayuno por la misma estrategia con la que originalmente se abrió su mercado; no significa que la gente no use hoy el champú, aunque sea muy probable, por la misma razón que originalmente comenzó a hacerlo, o que, en todo caso, las razones por las que lo hace no sean "necesidades creadas" (entiéndase: necesidades falsas).

    O, por ejemplo, de que la crema sea necesaria para evitar la deshidratación de la piel y de la comezón consecuencia de la misma, no se sigue que el champú o que los cosméticos en general cubran alguna necesidad análoga. De lo cual tampoco se sigue, ciertamente, que para todos los cosméticos o champús no sea el caso que cubran alguna necesidad de cuidado personal.

    No sé, aunque quizá inconscientemente, es un tanto perverso reclamar la ignorancia de los lectores de alguien más (Yael), para después apelar a la ignorancia de los propios.

    Pero bueno, no le reclamo a nadie. Es verdad que todo esto de las necesidades es algo complejo. Empezando, por ejemplo, por el concepto de “necesidad creada”. No entiendo cuál es la necesidad de usar este término para decir “necesidades falsas”, cuando podría simplemente decirse así. Porque resulta que no todas las necesidades creadas son necesidades falsas y, aunque no estoy del todo seguro, pues no es evidente, no todas las necesidades falsas son necesidades creadas. Digamos que es diferente engañar a alguien para que vaya con el doctor (una necesidad falsa creada), a romper la integridad física de alguien para que vaya con el doctor (necesidad creada pero real).

    No he leído el post de Yael, pero lo que argumenta aquí para no usar champú me parece insuficiente. No sé cuáles sean los argumentos para decir que usar champú no es necesario, así en general. Yo no uso champú, pero el que para mí no sea necesario no significa que sea igual para toda la gente. Pero bueno, de lo que estoy seguro es que si bien el champú puede dañar el pelo y la piel, el hecho de que la mayoría de la gente en el mundo occidental use y ha usado por mucho tiempo champú, y no tengan todos el pelo ni la piel arruinada, es que el supuesto daño no tiene un verdadero impacto. Y mencionar algunas sustancias aisladas peligrosas para la salud contenidas en algunos champús, no es necesariamente algo alarmante. No lo es por la misma razón que, por otra parte, usar champú puede tener un impacto considerable en el ambiente y en la salud de otras personas. Como debería saberse, algunas sustancias peligrosas en estado puro, ya no lo son al estar mezcladas con otras, pero se pueden volver aún más peligrosas al mezclarse con otras sustancias. Por eso, el champú que tú usas puede terminar, al mezclarse con otras sustancias, como un supertóxico en la comida de alguien más.

    Ah, y no soy un hippie come flores, y no es ésta la razón por la que no uso champú. La razón es sólo práctica.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta cuando escribes de verdad y no esos post medio hechos.

    Y me da mucha risa como sutilmente ligas tus otros posts dentro de tus post.

    Respecto al tema, la verdad ni me importa, pero es bonito leer una opinión.

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado tu post, antes no existia el champú y por eso la gente hechaba más peste, es de logica, lo lavaban con agua y poco más.

    ResponderEliminar
  9. Pues yo uso el champú, o shampoo como se conoce en México o eso dice mi frasco en el baño porque según yo con eso se me quita todo el producto llámese cera, gel, fijador en aerosol que le arrojo a mi cabeza todos los días, imagina que pasaría si no tuviera una sustancia que removiera todo eso, ahora, cuando tenía el cabello más largo pues para nada me aviento los mil productos para peinarlo, se acomoda bonito, brilla, casi no se engrasa y hasta se siente bonito y siendo así, cuando me meto a bañar no uso esas cosas que se veían hace muchos años que cubrían la cabeza pero en efecto no me lavaba el cabello diario porque ahora si que me gustaba esa apariencia natural sin conservadores, esta bien que la gente invente cosas que se conviertan en necesidad, todo mundo ahora dice que hay que comer sano e inventa comidas que no saben a nada porque también a alguien se le ocurrió inventar la comida chatarra excesiva en grasa que es mala, así que yo creo que es algo así con la belleza y tales cosas, antes no existían todos esos productos para peinarse que ahora tenemos así que es lógico que alguien invente cosas para remover todo eso que nos ponemos encima.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Gracias a todos por sus comentarios, siempre son lo mejor de escribir un post.

    @Anita. Es cierto, tiene posts cojonudos!

    @Alphonse. Y nosotros los dejamos hacer y hasta con gusto, pues qué tiene.

    @Honey Pizpireta. Es que ese es el meollo de este asunto. "Nada sirve para todo" decía Mafalda ;)

    @Yael. En todo caso, lo interesante siempre es sentarse a pensar en esas cosas. ¡Gracias por la pijamada!

    @Valeria. Me gusta ese otro enfoque. Y por otro lado, ¡¡bloggers sin controooool!! ¡animaaaal!

    @Venganza. Mil gracias por tu comentario. Me costó trabajo seguirlo pero me interesó mucho lo de las conclusiones non sequitur. Sobre la crema, por ejemplo, yo digo que es un cosmético útil, lo cual me hace sospechar que hay otros cosméticos útiles. Ciertamente no porque haya uno puedo concluir que habrá otros, pero ese único ejemplo me hace darles el beneficio de la duda a otros ¿eso si me lo concederías? Luego entonces, si la crema vasenol me funciona, probaré otras cosas antes de concluir si funcionan o no // Por último lo de los hippies comeflores es una broma, entiendo algo agresiva, pero una broma al fin porque yo misma me considero medio hippie (la gente que me conoce sabe que no me veo como el estereotipo de un "fashion blogger"). Lo de saponificar la grasa para hacer jabón lo hace mi mamá que se dedica a la herbolaria, asi que un poco bromeo con ella. Sus productos naturales son buenos, pero fácilmente clasificables como "hippies". Otra vez gracias por su comentario :)

    @Pustulio. Te quiero, hippie.

    @Iris. ¡Gracias por leer!

    @Juan P. Pues mira, buena conclusión. A mi me encanta usar las cremas y todas esas cosas que vienen en los kits de prensa, qué bueno que se inventaron.

    ResponderEliminar
  11. hola guapa
    paseando por la red he encontrado tu blog, que te parece si nos seguimos?
    http://walkinginfashionbyrachel.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Hola!... Ya te podrás imaginar como llegué a este post... (Yael)

    Sentí un poco acelerada tu publicación, jeje me refiero, pensé que escuchaba a alguien que hablaba muy rápido.

    Al igual que tú, difiero en algunas (muchas) cosas con Yael, pero me gusta siempre leer hasta el final para ver que vuelta le da a las cosas.

    Yo solo por curiosidad y porque el artículo estaba bien sustentado, realicé la prueba y me resultó buenísimo! Aún hago lo del cabello, pero lo voy adaptando a como se va comportando mi cabello, de hecho he escrito un post sobre eso. Padezco una Rosacea que aún no está contralada 100% y si hacía esta prueba y me sentía mal la dejaría inmediatamente, pero confieso que nunca hubiese pensado en decirle a nadie que me cayó mal la técnica, simplemente dejaría el asunto así y nadie se enteraría.

    Muy graciosamente, a pesar de que mi cabello es grasoso y hago ejercicio casi todos los días, ha mejorado su ph y la razón la supe por una analogía lógica que hice (si quieres puedes leer mi opinión aquí http://yirah07.blogspot.com/2012/02/halada-por-los-cabellos.html), pero claro está que no a todos nos va a funcionar igual. Yo le hago caso religiosamente a mi dermatólogo, pero cuando algo no sale bien me atrevo a probar cosas nuevas y cuándo las cosas se hacen con "fé" los resultados son en (alta probabilidad) positivos, de repente ella en su artículo justificó y re-justificó la acción de los químicos tanto que me pareció lógico y eso ayudó a que funcionara. Pero no es magia, es algo que luego descubrí que tiene tiempo rodando.

    El post de los cosméticos ni siquiera lo he leído, porque, si debo darte razón en que el del champú fue viral, este seguramente también me atraparía y WAIT, con una rosácea encima ni me atrevo a inventar, ya que todo me irrita, hasta las medicinas para pieles intolerantes.

    En fin! Me ha gustado leer tu post... Tienes una manera de escribir que me permitió dejarte este testamento por acá!

    Besos, luego le doy un vistazo al blog en si!

    Yirah!

    P.D. No soy blogger, ni fashion blogger, ni periodista... soy Ingeniero y hace poco llevo un blog donde escribo sobre lo que sea que se me ocurra porque así libero mi mente!! chau

    ResponderEliminar
  14. Pues ya por fin publiqué un post donde cuento mis experimentos sin shampoo y el del acondicionador. Están como por la mitad del texto (lo digo porque el post es un poco largo), je, je. http://dashandcashreflections.blogspot.com/2012/03/formspringme-tratamientos-para-pelo.html
    Y sí, ahí está plasmada mi humilde opinión basada en la experiencia. Como casi todo.

    ResponderEliminar
  15. La verdad es que llevo un año sin acondicionadores ni champús con sílicas. Mi cabello es feliz, se me cae muchísimo menos, creció mucho, se acomoda mucho mejor. No dejé el champú por completo, busqué uno sin amoniaco que sólo uso dos veces por semana. A una amiga de pelo lacio, yo lo tengo chino, también le funcionó de maravilla. Y no es por no darle dinero a la industria. Lo que yo decido por mi cabello o piel, no lo hago por "no darle dinero" a la industria, lo hago por mí.

    ResponderEliminar
  16. YO SI USE EL SHAMPOO DE FARRAH, Y REALMENTE TENIA UN AROMA DELICIOSO, Y APARTE DEJABA EL CABELLO MUY MANEJABLE, SUAVE, REALMENTE NO HE ENCONTRADO OTRO SHAMPOO IGUAL A ESE, LASTIMA, OJALA SACARAN UNO CON LA MISMA FORMULA ME LLAMO ROSARIO Y SOY DE MEXICO

    ResponderEliminar

Back to Top