2.01.2011

Cisne negro: Darren Aronofsky y su nuevo tratado sobre las obsesiones

El cine de Darren Aronofsky trata sobre obsesiones. Sus personajes son seres torturados que tienen una sola cosa en la vida: en el mejor (?) de los casos un don, sólo uno. Tengo que dudar si ese don único es en realidad una fortuna o una desgracia a la vista de lo que sucede cada vez con cada uno de ellos. Me refiero concretamente a Maximilian Cohen, el matemático de Pi, Randy el luchador y Nina Sayers, la bailarina de ballet obsesionada con la perfección.



Hace unos meses bromeaba con un amigo. Cuando supe que el nuevo proyecto de Aronofsky sería protagonizado por Natalie Portman me sentí un poco desilusionada. Natalie nunca ha estado en mi lista de actrices favoritas e incluso las alabanzas hacia algunas de sus interpretaciones me parecen directamente una tomadura de pelo (la muy comentada escena donde le cortan el cabello en V de venganza me parece especialmente mal lograda). Mi amigo decía que le escribiera un e-mail al director de Black Swan: "querido Darren, creo que debes reconsiderar la elección de tu reparto..." ya saben, firma una blogger mexicana desconocida etcétera. 


No es la primera vez que me equivoco con Aronofsky. Tras ver The Fountain le comenté a mi novio: este muchacho debió haberse retirado después de hacer Pi y vivir la gloria de un solo trabajo brillante, igual que Rulfo. Afortunadamente cuando uno es tan bocón como yo, tiende a equivocarse con frecuencia y después de The Wrestler mi novio me obligó a comerme mis palabras -como si no me las hubiera comido una vez que se me acabaron las palomitas, a los pocos minutos de iniciada la película-.



En fin, que el trabajo de Natalie Portman en Black Swan es brillante de principio a fin. En ocasiones sutil pero inequívoco, lo cual es especialmente difícil de lograr. En una de las primeras escenas borda la perfección con nada, sin una sola palabra, sólo con el brillo de los ojos y el imperceptible temblor de la emoción: el director de la compañía la selecciona para audicionar. Apenas es una audición que harán también otras bailarinas y los espectadores podemos ver a Nina embargada de deseo, anticipando, anhelante. 


Aronofsky presenta un retrato preciso del interior de una compañía de ballet. Siendo la película un thriller sicológico con elementos de cine de horror, suceden cosas que jamás veremos en la realidad. Sin embargo, el mundo de la película es verdadero, exacto con la realidad. La disciplina al interior de la compañía, las estructuras jerárquicas, la decepción, la envidia, los anhelos. Darren sabe exactamente de lo que está hablando. Tan solo eso es suficiente razón para que cualquiera involucrado con o interesado por las artes escénicas vaya a ver esta película. Aunque ello es sólo un nivel de la misma y quedarse en él sería tanto como ver The Wrestler porque uno es espectador de las luchas en la tele los lunes por la noche.

He mencionado sólo a Natalie Portman pero la realidad es que todos los actores en el elenco brindan unas interpretaciones cargadas de fuerza y de carácter. Todos los personajes se sienten justos en sus convicciones y en sus contradicciones y la cinta es, toda ella, tremendamente emocionante y emotiva. La banda sonora es simplemente sublime. Mientras los riesgos de escuchar El lago de los cisnes por enésima vez son evidentes, no hay un momento en el que la música no complete la atmósfera exterior e interior de la vida contenida en Black Swan, de la misma forma que los espacios y los vestuarios nos hacen saber cosas precisas de sus habitantes y sus portadores. 



Ante una cinta como esta cabe preguntarse si vale la pena existir sin llevar al límite nuestras propias obsesiones personales. Igual que en The Wrestler. ¿Vaciarnos y ver suceder la vida sin ir jamás al lugar oscuro donde se anudan todas nuestras pulsiones o explorar ese territorio que somos nosotros mismos, sin importar a dónde nos lleve ese viaje?


En el límite entre el cine de autor y el cine comercial (porque Black Swan es una película comercial, a pesar de que cada espectador sólo pueda aprehenderla en la profundidad que sus propias vivencias se lo permitan), la experiencia de mirar esta cinta es una experiencia estética, repleta de horror y de belleza. Un tratado sobre la obsesión, el arte, la manipulación y las pasiones. Totalmente recomendable.

14 comentarios:

  1. Este final de semana na vera !! besosss

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado tu disección, clara y concisa.. personalmente me llegó tanto la película que la tuve que poner hasta 3 veces (la última con mi chico) para poder verla entera...
    me causaba una ansiedad que no puedo explicar.. y cuando por fin la vi completa me pareció una obra de arte

    Por ello y porque la estética me fascina, estaba preparando un post sobre cómo conseguir el efecto black swan low cost...
    Baci!!
    http://fondevilapersonalshopper.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que si em gustó, y bueno, creo que eso es todo.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. a mi me encantó la película, mi escena favorita debe ser cuando natalie interpretá el rol del cisne negro y... bueno ya sabes cual, papelooon!!!! me encantooo!!!

    ResponderEliminar
  5. A mi me gusto mucho, algunos se han quejado sobre los pocos diálogos pero creo que la verdadera belleza y motivo de la película son los silencios y dejar que el cuerpo hable por si sola. Ahora solo espero que llegue aquí para verla en los cines porque no es lo mismo que verla en por aquí. :)

    ResponderEliminar
  6. a mi tambien me gustó esta película...

    ResponderEliminar
  7. La actuación de Natalie Portman me pareció de lo mejor! me tenía literalmente comiendome las uñas ante sus alucinaciones pero sobretodo me encantó el cambio de actitud entre personificar al cisne blanco y al negro. Fue brillante!

    ResponderEliminar
  8. no la he visto aún pero después tu reseña estoy impaciente.

    precioso post Botica
    un beso y abrazo
    Humming

    ResponderEliminar
  9. Hola la tendre q ir a ver
    porq igual esta chica me llama la atencion pero x su estilo
    saluditos chao,chao...

    ResponderEliminar
  10. Ainsss la quiero ver!!! me encanta leer tus post, estan cargados de sinceridad!! soy muchas veces como tú bocona y generalmente me equivoco pero como buen tauro soy terca, terca jajjaja en fin! me identifique mucho en este post jaaa :P

    ResponderEliminar
  11. Bueno, AL FIN la vi.


    **SPOILERS**


    Quiero escribir algo al respecto, aunque no todavía, pero daré unas notas acá.

    En primer lugar, yo ya tenía escrita una historia en mi cabeza. Nunca vi el trailer completo, lo vi por encimita para espoilerearme lo menos posible y tampoco leí reseñas o sinopsis. Ya escribiré qué historia según yo era, y déjenme decirles que la mía estaba más rompebolas. Así que por ahí sentí una ligera decepción.

    En segundo lugar, le comentaba a Fanny, con quien fui a verla, que el personaje de Mila Kunis no está del todo delineado. Ahí no estoy de acuerdo con lo que dices en el sentido de que cada personaje busca algo específico. ¿Qué buscaba Lily en realidad? Me parece muy ambigua, y de una ambigüedad no halagadora ni compleja. De pronto es una perra, de pronto es buena onda, se coge al Príncipe -el prometido de Natalie-, nunca expresa directamente su deseo de obtener el papel de la Reina Cisne (aunque, obvio, todos lo quieren, pero como para ella el baile es una experiencia visceral, se nota que mientras baile es feliz). Su personaje no me agrega nada, no me parece el lado "diabólico" del Cisne en modo alguno, la antítesis de Natalie. Una chava apasionada y lujuriosona, pero nada más. NO es el Cisne Negro, que realmente comploteaba y era maléfico.

    Por otro lado, debo estar de acuerdo con lo que dice Alfonso Ruvalcaba respecto a la OBVIEDAD casi insultante de los simbolismos: negro y blanco hasta la saciedad, su "gemela malvada" within inside, y todo eso. Aronofsky abusa y parece que no se ha enterado de que el simbolismo funciona en tanto que sea lo más sutil posible. Retacar todo de metáforas visuales desgasta. También debo decir, muy a mi pesar, que es predecible. Sí, obviamente Nina es como Odette: una heroína trágica, traicionada por la vida y las circunstancias, que sólo en la muerte encontrará la libertad. Pero, ahghg, por alguna razón me molesta que lo vendan tan rápido.

    Ahora los pros:

    A mí sí me gusta Natalie. Soy su fan from hell y no sólo por su guapura y su inteligencia (graduada de Harvard, ejem), sino porque QUIÉN FUCKING NO se enamoró de ella en León (El Profesional): ternura y fragilidad y belleza exótica son un combo ganador. He visto casi todas sus películas, desde Anywhere but here hasta Closer (uno de sus personajes más maravillosos). Respecto a V de Venganza, creo que su mejor escena es cuando V le confiesa que fue él quien la tuvo atrapada, literalmente puedes ver el nudo en la garganta, la impotencia revuelta en el estómago, esas ganas de explotar que en realidad se convierten en implosión.

    De Aronofsky también soy fan from hell. A los quince años rogué a mi mamá ir a ver Réquiem por un sueño al cine sólo porque había leído una reseña que me intrigó. Mi mamá salió deprimida y pidiéndome no ver cosas tan truculentas más. A mí me impresionó, con todo y su fábula moralista. Pi, curiosamente, no me gustó nada; se me hizo un intento chafón por emular la neurosis de Eraserhead, toda la escena con el teléfono que nadie contesta me desquició -lo cual era el propósito, pero que por favor no mame.

    La Fuente me pareció EXCELSA. Es una historia de amor desgarradora. De verdad, los intentos desesperados de este güey por encontrar la cura al cáncer -yeah right, una lucha que en décadas ha avanzado a velocidad hormiga- para poder curar a su esposa, la forma en la que se aferra, ahg, te parte el corazón. Y por último, El Luchador también me pareció un retrato muy tierno de un tipo igual de tierno y golpeado por la vida, si acaso cayendo en varios lugares comunes.

    En Black Swan hay otros lugares comunes: por ejemplo todo su break down, cuando prende la luz de la cocina y aparece ella misma caracterizada como Beth en la esquina es de peli de terror estilo Scream. Y también el hecho de que al llegar a su casa se imagine llegando con Lily y que su mamá ni la pele -porque en realidad no está ahí- es como de Sexto Sentido.

    ResponderEliminar
  12. Chale, no me dejan poner mi comentario completo. Segunda parte acá:

    AHORA, en los foros de IMDB sugieren algo que me parece muy cabrón y que le da otra dimensión a la película: la posibilidad de que la mamá esté abusando sexualmente de ella. Si te pones a pensarlo, hay muchas escenas que lo sugieren. Yo no lo vi, pero como interpretación se me hace padre. Por otra parte, APLAUSOS de pie a la escena más mindfuckeante y malviajante del universo: cuando se está masturbando y descubre que su mamá está dormida al lado. Te lo juro, de escribirlo siento escalofríos.

    En resumen: me asustó y me tuvo toda la noche brincando.

    ResponderEliminar

Tones Template | Designed by Pink + Lola