7.07.2010

Heiner Müller

Image and video hosting by TinyPic

Soy Ofelia. La que el río no ha guardado. La mujer de la cuerda la mujer de las venas abiertas la mujer SOBRE LOS LABIOS DE LA NIEVE la mujer de la cabeza en la estufa. Ayer deje de matarme. Estoy sola con mis senos, mis muslos, mi vientre. Demuelo los instrumentos de mi cautiverio, la silla la mesa la cama. Devasto el campo de batalla que fue mi hogar. Abro las puertas en grande, para que el viento pueda penetrar. Rompo la ventana. De mis manos sangrientas destrozo los hombres que amé y que usaron de mi en la cama en la mesa en la silla en el suelo. Destierro de mi pecho el reloj que ha sido mi corazón. Voy en la calle, vestida de mi sangre.


5 comentarios:

  1. La voz de la sangre se puede oír en el silencio...

    ResponderEliminar
  2. qué bonito texto! felicidades! un abrazo :)

    ResponderEliminar
  3. Que entre el viento y termine los destrozos.

    Gran foto y grandes letras.

    ResponderEliminar

Tones Template | Designed by Pink + Lola