11.10.2008

Tropecé de nuevo

y con la misma piedra.
Si si, ya sé. Es que no me puedo resistir. Estoy convencida de que absolutamente todo ya se ha dicho y se ha dicho bien. Para que me voy a romper el coco buscando un título para este post si las canciones lo tienen todo.

Bueno, como sea.

I
Tengo una amiga que tuvo un novio. Más que novio, porque estaban viviendo juntos y tenían negocios en común, los dos invertían en la empresa, todo era de todos incluyendo a los dos perritos, etc. El amor eterno duró un par de años y un mal dia, rompieron. La cosa es que no terminaron bien y aquello fue un mal divorcio donde se dieron hasta con la mano del metate. A él ya no lo seguí viendo, pero ella lo pasó muy mal. Luego de un tiempo, decidió ir a terapia. Unos dos meses después, nos contaba que le iba muy bien en la terapia, que se sentía mejor y que lo estaba superando. De pronto nos dijo que ya había olvidado por completo al novio. Por completo. Caso cerrado. Y no se cansaba de repetir que ya lo había olvidado. Entonces se consiguió un nuevo novio. El dia que nos lo presentó, todos quedamos un poco pasmados: el nuevo novio era igualito al anterior. Un clon perfecto. Muchas felicitaciones, sonrisas, buena acogida y todo lo que procede en esos casos. Por supuesto el chisme de la temporada fue ¿cómo le hizo Fernandita (los nombres han sido cambiados) para conseguirse a un compañero idéntico al que "ya había superado"?

Viggo Mortensen en El Señor de los Anillos y en Alatriste.

II
Mis hermanos y yo tenemos una broma: nos decimos mutuamente que a cada uno nos gusta exactamente el mismo tipo de personas. A mi hermano el más pequeño le gustan las mujeres chaparritas. El dice que no, pero sus chicas no suelen pasar del metro cincuenta y cinco. Nunca.
A mi otro hermano le gustan las mujeres de proporciones generosas. También dice que no, y hemos tenido que dejar de molestarlo porque su actual pareja es delgada como una varita de nardo. Bueno, supongo que nada en este mundo es inmutable.
Ambos dicen que a mi me gustan los mugrosos. Yo afirmo rotundamente que no es cierto... y no lo es, mis novios suelen lavarse los dientes tres veces al dia y bañarse a diario, pero luego lo pienso dos veces y la verdad es que me chiflan las barbas de tres dias y las cabelleras largas y no me veo a mi misma saliendo con un chico de traje y corbata. Además mi personajes favoritos de todos los tiempos son el Capitán Alatriste y Aragorn hijo de Arathorn, casualmente ambos interpretados en el cine por un Viggo Mortensen sudoroso, con melena y pelos en la cara.

III
Nick Lachey, ex-esposo de la rubia Jessica Simpson, se consiguió a Elizabeth Arnold tras la ruptura con la primera. Juzguen ustedes.


IV
En la universidad, mi profe de Teorías Dramáticas decía que todos tenemos una idea muy fija del amor, y nos proponía una bonita actividad recreativa la cual consistía en juntar fotos de todos aquellos que hubiesen sido nuestras parejas sentimentales y analizarlas desapasionadamente. Más alla de los parecidos físicos, que podría haber o no haber, la idea era depurar sus rasgos de personalidad hasta dar con aquellos que fueran comunes a todos nuestros amores del pasado. El ejercicio conduciría eventualmente a descubrir una sola característica, la cual sería equivalente a lo que entendemos como "Amor", la quintaescencia de lo que buscamos en una pareja.
Fue divertido el dia que tuvimos esa clase, porque el profe estaba diciendo algo que yo intuía tiempo atrás (llevar un diario siempre resultó una útil herramienta de autoconocimiento).

V
Si los seres humanos somos un animal de costumbres ¿será posible que cambiemos nuestros malos hábitos por buenas costumbres?. O al menos ¿siendo conscientes de la piedra con la que tropezamos una y otra vez, podremos amarla como sugería el demonio nietzscheano?. ¿Para qué pagar por una terapia que nos va a dejar en el mismo lugar que al inicio? Personalmente prefiero gastar ese dinero en una borrachera monumental con las amigas, que siempre, siempre, siempre, dan los mejores consejos y además acarician el ego. Y lo hacen gratis.




9 comentarios:

  1. Los malos habitos pueden ser cambiados, sino veme a mi que he dejado de fumar desde hace 7 meses; recuerda que cambiar "algo" en el ser humano se requiere mucha voluntad y la dosis de locura necesaria para intentarlo, ¿Sera que la piedra que nos hace tropezar se llama "falsa seguridad"?, con cariño El Loco.

    ResponderEliminar
  2. Mis hermanos tambien tienen claramente un tipo de mujer. Nos hemos reido mucho a cuenta de eso. Y les ha costado mucho mas a ellos darse cuenta que a los que les rodeaban. No paraban de negarlo!
    Tambien tengo una amiga que le paso algo similar. Con el segundo le fue igual de mal que con el primero (eran clones), y estamos en espera de ver lo que encuentra ahora...
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Como siempre, genial el post.
    Y de acuerdo contigo en que siempre buscamos al mismo tipo, aunque a veces se crucen otros que nos llamen la atención. Mi tia abuela, que era una trotamundos y la mar de sabia, decía que los que se parecen, se casan. Algo de verdad, hay.
    Muy jovencita conocí un chico, al que, según ví, pensé: no puede ser, acabo de conocer a mi chico ideal (al menos, físicamente). Y sí debía serlo porque sigo con él y es mi marido. Fíjate.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Tu conclusión me parece perfecta menos una cosa, BORRACHERA NO que más duras son las caidas del día siguiente con la monumental resaca y las ganas de llorar que te entran.
    Besitos
    Vivi

    ResponderEliminar
  5. A una amiga le paso lo mismo que a tu amiga...loco loco mundo...
    siempre hay un roto para un descosido.. o algo asi!
    Besote!

    ResponderEliminar
  6. botiquois!!!

    En esa foto de Jessica Simpson, es un pezón lo que veo?
    jajaja qué fea palabra no? pezón!
    jajaja

    oye. lo malo es cuando te tropiezas con la piedra pero no te caes si no qeu te vas rodando junto con ella por una cañada... no no no!

    yo ando en eso creo
    a mi me gustan los mamados, pero yo a ellos no..
    en cambio, le gusto a los que flacos con cara de bebé.. pero ellos a mi no..

    así es la vida..
    pero la única constante es que me siguen los peludos. .igual y porque yo no tengo ni un pelo en pecho JA!

    ResponderEliminar
  7. Bien:

    Tendremos que leer a Nietzsche para saber qué es eso del "demonio nietzscheano".

    ¡A ver si así amamos la piedra!

    Me encantó esta entrada (y la anterior y la siguiente, sin saber si van de arriba pa'bajo o al revés)

    ResponderEliminar
  8. Loco: ah, yo estoy convencida de que pueden ser cambiados, en efecto. Falta tener ganas.

    Chic o Chuc: Por supuesto, siempre son los otros los que se dan cuenta, nunca uno mismo. Si tan sólo estuvieramos dispuestos a escuchar más, nos iria mucho mejor.

    Ratita: gracias por tu comentario. Las abuelas suelen ser tan sabias! Y Felicidades! no todas pueden presumir de haber tenido tan buen tino.

    Vivi: bueno si, las resacas son una maldición. Pero que conste que no creo que sean una maldición inmerecida.

    Mrs. Fruticienta: Si, claro. También se puede decir que se juntaron el hambra con las ganas de comer y asi...

    Lucho: en efecto, es un pezón, y en efecto, es una fea palabra. De lo otro que dices, daría para otro post ¿porque solemos gustarle al mismo tipo de gente? también es medio cierto, pero ahi si es algo en lo que nosotros generalmente no tenemos nada que ver ¿o será que si?

    Bogavante: gracias por las flores. Y lo del demonio de Nitzsche quizá si merece una aclaración. Ya vendrá.

    ResponderEliminar
  9. pues yo tengo fama de q me gustan los feos, tengo debilidad por los geeks (siempre saben cosas q otros no) y casi siempre estos no son agraciados. Tambien tengo a mi piedra, con la que he tropezado por lo menos 2 veces, aveces me pregunto si habra un 3era tropezada lo bueno es q uno no va haciendo cayo y deja de doler... o sera la falta de emocion??...

    ResponderEliminar

Tones Template | Designed by Pink + Lola