El Planeta Sexuado

Hoy sábado amaneció soleado y lindo así que me dieron ganas de salir a pasear. Me puse mis zapatos más planos, mis lentes de sol y me lancé a Chapultepec. Ya estando allá, me acordé del cartel que ví la semana pasada en el metro anunciando una exposición temporal del Museo de Historia Natural, El Sexo y La Vida, Cromosoma XX-XY. Dia lindo + no planes = pues me voy al museo.

La exposición en realidad promete más de lo que cumple. Según la página del museo, ésta exposición busca responder a partir del discurso científico y la interpretación artística diversas preguntas acerca del sexo empezando con cuestiones evolutivas y terminando con familias diversas, homosexualidad y anticoncepción. Al final, de artístico poco tuvo, la verdad, trabajos que se veian muy hechos por encargo, y científicamente tampoco es que fuera muy espesa, sin embargo, el texto de una de las placas informativas me pareció maravilloso, asi que reproduzco aquí una parte:

De no ser por el sexo, la exuberancia y la belleza de la naturaleza no existirían: las plantas no florecerían, los pájaros no cantarían, los ciervos no tendrían cornamenta, los seres humanos no conoceríamos el amor. Y, sin embargo, si preguntamos a distintas criaturas qué es el sexo, obtenemos respuestas muy diversas: los humanos, los mamíferos y muchas otras especies dicen que el sexo es la copulación, el acoplamiento placentero de nuestros genitales; las ranas y la mayoría de los peces dicen que consiste en expeler huevos y esperma en estremecimientos conjuntos; los escorpiones, los ciempiés y las salamandras nos dirán que el sexo consiste en depositar en el suelo paquetes de esperma para que la hembra se siente sobre ellos y se rompan en su tracto reproductor. Un erizo de mar diría que es soltar huevos y esperma en el mar con la esperanza de que las corrientes marinas acaben provocando su encuentro entre las olas. Para las plantas con flor, el sexo es confiar el polen al viento, las mariposas, las abejas o algún otro insecto para que lo transporten hasta el órgano femenino. La necesidad de encontrar y seducir a una pareja se halla entre las fuerzas más poderosas de la evolución y la vida. La belleza y diversidad que caracterizan a nuestro planeta son inimaginables sin la sexualidad, y la historia natural de la Tierra, nuestra casa común, es en gran parte la historia de la evolución de las relaciones sexuales.

El Sexo y y La Vida, Cromosoma XX-XY. Museo de Historia Natural. Hasta el 11 de marzo de 2009.



No hay comentarios

Back to Top